Degustando el mundo en una copa de ron: un paseo por la Spain Rum & Gin Expo

Degustando el mundo en una copa de ron un paseo por la Spain Rum & Gin Expo

Estuvimos en la Spain Rum & Gin Expo disfrutando de los productos que exponían las distintas marcas. Hubo un gran nivel de calidad y una gran apuesta por la profesionalidad que hizo destacar la llegada de esta feria Europa de la mano de The Rum Lab. Esta empresa estadounidense se dedica a organizar, con gran éxito, ferias de este tipo en las más importantes ciudades de este este país, y ahora ha decidido desembarcar en España como piloto para organizarlas en Europa. Se caracterizan por tener representaciones de distintos tipos de rones de alta calidad y, para la edición en España han optado por incluir la ginebra.

Entre lo que pude catar, que a lo largo de todo el día fue la gran mayoría de lo expuesto, destacaré lo que más me llamó la atención. El stand de OTC nos dejó degustar Canerock, un ron especiado Jamaicano macerado con vainilla de Madagascar, coco del caribe y jengibre de Jamaica, y el Planteray Pineapple, una mezcla de rones de Jamaica y Barbados que incluyen piña en su proceso de fermentación y destilación confiriéndole un sabor muy especial.

De Venezuela nos llegó la propuesta de Canaïma, una ginebra con gran concienciación social. Se trata de un producto que cuenta con botánicos del Amazonas. Se encarga su recolección a comunidades indígenas de la selva para que puedan tener una forma de apoyo económico. Es sostenible y aportan un 10% de sus beneficios al mantenimiento del pulmón del planeta. Bien hecha, curiosa y afrutada en boca. Nos contaron que tienen en proceso un proyecto de ron que no querían desvelar mucho todavía, pero que quedé con expectativas de conocer.

A su lado el stand del panameño ron Abuelo nos deleitó con una cata, de la mano de su Brand Ambasssador Roberto Morata, de sus expresiones más nuevas. Son rones de 15 años afinados en distintas barricas. El Two Oaks madura en barricas de Bourbon y se finaliza en barricas de bourbon con un tostado extremo tipo aligátor. Esto le da unas notas especiadas , de caramelo, café… y un largo paso por boca. El Napoleon se finaliza en barricas de roble francés que contuvieron cognac de su máxima expresión (de ahí el nombre). Destaca por su finura y elegancia, destacan notas de frutos pasificados, como la uva y la ciruela y las notas de madera bien integradas. Pasamos al Tawny, un ron finalizado en este tipo de barricas de Oporto y que destaca por su dulzor y sus notas de frutas pasadas y cerezas. Sedoso en boca e intenso. Y para el final dejo el que personalmente más me gustó, el Oloroso. Finalizado en barricas españolas de Jerez me pareció muy elegante , redondeado, estructurado, con una gran complejidad en boca y en nariz. Unas sutiles notas cítricas y unos toques salinos.

Samai fue uno de los descubrimientos sorprendentes que nos deparó la feria. Un loco proyecto con sede en Camboya y raíces venezolanas. Su creador, tras vivir en China y Vietnam, y después unas vacaciones allí, se enamoró de Camboya y sus posibilidades. Con una gran producción de caña de azúcar, y sin producción de ron en el país, decidió asentarse para comenzar este proyecto. A la feria trajeron tres variedades, un blanco, añejado pero filtrado después, su ron añejado y el que más me gustó, un ron especiado con pimienta roja de Kampot, destilado en alambiques añejado tres años y luego madurado en tanques de acero. Dieron una charla contando su origen y en la que proyectaron un documental que podéis disfrutar aquí.

Otyum, de origen madrileño, nos presentó su proyecto de ginebra artesanal. Su nacimiento se vio postpuesto unos meses por el confinamiento de 2020 pero aun así consiguieron sacar al mercado una ginebra bastante distinta a lo que hay en el mercado por sus dos principales ingredientes: la frambuesa y el cacao. La primera, muy marcada en nariz, deja paso a un intenso retrogusto a cacao que permanece en boca. Nos contó el proyecto en la charla Las locuras del mundo de las ginebras, moderada por Carlos Carballo (organizador de las catas La Próxima Vez Será Diferente) y que contaba en la mesa con Francisco «Peligroso» Pérez, maestro destilador que nos presentó Greenalls, una ginebra tipo London Dry más tradicional pero con un envase innovador… una botella de cartón que consigue reducir el impacto ecológico al evitar los grandes consumos energéticos necesarios para la fabricación de botellas de vidrio y reducir considerablemente su peso y facilitar y abaratar así su transporte y huella ecológica. Una apuesta arriesgada y que sorprendió a todos los asistentes.

Me sorprendió muy gratamente el stand de Arehucas, donde la marca canaria presentaba sus pesos pesados. Más allá de sus conocidísimos Carta Blanca, Carta Oro y Arehucas 7, tienen en porfolio otras expresiones como el Colección Familia o el Reserva Especial que son una maravilla. Pero con lo que consiguieron atraparme fue con el Capitan Kidd. Un proyecto muy especial para la casa que comenzó a añejarse de manera estática en 1983 y que ha estado estos 41 años esperando pacientemente (aunque en la etiqueta pones 30 años porque la legislación no permite más). Una maravilla para los sentidos, elegante y largo en boca. Con muchos matices entre los que destacan la vainilla, el chocolate, la madera, la pastelería…

De la mano de Ana Suarez, Brand Ambassador de Barceló, pudimos catar su nuevo lanzamiento dentro de la serie Rare Blends. Se trata del Porto Cask, un producto envejecido en barricas de roble de distinto tueste que luego se afina en Barricas de Porto Tawny. Esto le confiere unas notas de frutos pasificados y cerezas.

Además, destacaremos que la primera edición de Women Leading Rum. Europe Conference 2024, presentada por su presidenta Larissa Arjona, Ana Suarez quedó como mejor Brand Ambassador de ron en España y séptima del mundo. La ganadora fue Susana Ortega, embajadora de Brugal para Sudamérica. Nuestras más sinceras felicitaciones para Ana.

Desde Polonia llegó una curiosa y sorprendente propuesta de rones más pensados para coleccionistas The Colors of Rum. Apostando por las más altas calidades se dedican a seleccionar las mejores barricas de destilerías de Jamaica, Barbados, Guyana, Trinidad, Guadalupe, Fiji y Martinica como embotelladores independientes. Con unas sencilla y elegantes botellas, y unas cajas de vivos colores, cada una de sus apuestas son selecciones que destacan de forma llamativa. Trajeron cuatro referencias de su porfolio y me costaría mucho poder decidir cual de las cuatro me gustó más. Un Guyana de 2003, un Barbados de 2006 y un Jamaica de 2012, todos ellos single cask, y otro Jamaica de 2008, en este caso uno de los pocos blended que trabajan. La verdad es que fue una oportunidad única para deleitar el paladar ya que sus precios no son para todo el mundo. Sus expresiones más económicas comienzan desde los 90€ y pueden llegar hasta los 22.500€.

Hubo más cositas agradables que probamos, como los jamaicanos Worthy Park, Legendario, Ron Colón, Angostura, una nueva edición especial de Santa Teresa 1796, Carúpano… Pero creo que ya he contado un poco lo que a este servidor le llamó más la atención, así que os voy a dejar aquí para que en el probable caso de que haya más ediciones (las entradas de público general se agotaron) os decidáis a ir en caso de que no estuvierais.

Salud y brindo con y por el ron. No olvides suscribirte a nuestra newsletter y seguirnos en nuestras redes sociales.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 797 times, 1 visits today)
Foto del avatar

About Rubén Sintes

Lloré por primera vez un martes de febrero el año que fallecía un dictador y nacía una democracia y crecí en una ciudad con Movida en la que combiné trabajos de camarero con estudios de Historia del Arte. Al acabar la universidad decidí que este país se me quedaba pequeño y me fui a estudiar fotografía a la capital de la Gran Bretaña. Allí me dedicaba a servir a los lores de la cámara, a su primer ministro o la casa real en sus eventos para pagarme las clases y el material, ya que mis primeros trabajos de fotógrafo no daban para mucho. A los tres años me cansé del clima, el fish and chips y me volví a la madre patria. Aquí seguí combinando hostelería y fotografía. Desde hace cuatro años me he ido especializando en el sector de la coctelería y desde hace tres trabajando de bartender en eventos. Y aquí me hallo, trabajando tras una barra portátil, estudiando un máster sobre destilados y escribiendo para ustedes en un blog de gastronomía… Y tan feliz, oiga.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.