Empordà: vinos en los que el viento se une con la tierra y el mar

Respira. Acompáñame en un viaje inabarcable de 3 días en los que tal vez, sólo tal vez, pueda involucrar a tus sentidos. Vuelve a tomar aliento ¿Lo notas? Esa mezcla entre la pizarra de montaña impregnada de hierbas, los rayos de luz acariciando tu rostro, los aromas que arrastra el viento y la cercanía con el mar… casi lo tocas. Vuelve a llenar tus pulmones. Inhala esos a veces rústicos e intoxicantes aromas de las tres Cariñenas de los que no querrías volver; o esas notas a veces golosas, a veces de la más extrema profundidad de las tres Garnachas nacidas y criadas en el férreo carácter de la tramontana. Ya estás dentro. Bienvenido, bienvenida a un territorio de contrastes. Bienvenidos al Empordà.

De paseo por el Empordà

El Empordà está impregnado por el maestro Salvador Dalí y Gala, su escudera, musa e igual compañera. De la misma manera que ellos, tal y como me mostraron en el Teatro Museo Dalí de Figueres, esta tierra metida en los Pirineos y a un paso de Francia… deja que la interpretes a tu modo. Sin esposas. Sin acritud. Sin desdén. Y en total y absoluta libertad.

Si cierro los ojos todavía reconozco la sensación de haber alcanzado el cielo de los Vinos de Postal de la Bodega Cooperativa de Espolla, conquistado con una copa en la mano y el apoyo de la piedra seca en la otra. Apreciando el arduo camino de los viticultores y viticultoras para alcanzar al menos una vez al día cima tras cima con el único fin de ver su historia embotellada. En ese terreno agreste dejé un centímetro de mí y me traje una eterna compañera para Nachita (mi cepa de Garnacha Tinta) en sus tardes al sol. ¿Su nombre? Carigala (la cepa obsequio de Cariñena Tinta del Empordà). No te preocupes, verás su desarrollo a través de Instagram.

Viña de Postal de Bodega Cooperativa de Espolla

O clavar los pies en la tierra de esa viña que fue ecológica y con el intenso bullir de nuevas generaciones se terminó convirtiendo en biodinámica y que ha tomado el equilibrio y la economía circular como única forma de vida. El proyecto de Vinyes d’Olivardots es el ejemplo vivo de que ¡sí!, se pueden hacer las cosas mejor a través del uso responsable de recursos de proximidad. Si no te suena, paciencia, conocerás próximamente a Carlota, su joven y entusiasta enóloga, estudiosa por cuenta propia y casi druida que comenzó a usar plantas para tratar enfermedades en el viñedo. Fascinante como aplica todo el conocimiento y se conecta con la tierra leyendo todos y cada uno de sus entresijos.

Carlota Pena, enóloga de Vinyes d’Olivardots

Otro ejemplo de responsabilidad con el territorio son las Bodegas Perellada. Majestuosas. Voluminosas… y capaces de dejarte sin aliento o de arrancarte un lleno de sorpresa ¡Wow! Tanto es así que hasta un cigüeñal las ha elegido como hogar permanente. Y no es de extrañar porque este magno proyecto, de verdad, pone el vello de punta. Ahondaremos más en todos sus recovecos, pero sí que me gustaría apuntar que su arquitectura lleva el sello del premio Pritzker 2017, por ser una bodega integrada en el paisaje y en línea con los objetivos de sostenibilidad y la firma de un despacho de arquitecto vecino. Hasta es su renacer se fueron al KM.0.

Jardín botánico de Bodegas Perellada

«Tocados por la tramontana», a lo Dalí

Entre vinos, durante el salón de bodegas que nos organizaron a los miembros de la AEPEV como bienvenida pude comprender que el Empordà es magia. Unos vinos que nacen del viento, solo pueden ser eso… magia. Y es qué, como dijo una y mil veces su ciudadano más ilustre, estos vinos están «tocados por la tramontana«. Los lugareños dicen que irrumpe con toda su violencia durante días y que baja las temperaturas, empuja el mar y obliga a postrarse a árboles y plantas.

Si te dijera que en el Empordà se cultivan Garnachas y Cariñenas tintas y blancas, casi podrías decirme… ¡estás hablando de cualquier otro lugar! Pero si te digo que también se cultiva lo que allí llaman Garnacha y Cariñena Roja (rosada) ¿Qué me dirías? Las 3 Garnachas y Cariñenas van mano a mano, aportando a los vinos de este territorio un carácter a veces agreste, a veces sutil, a veces sensual, a veces calmado, a veces hiriente,… en vinos que van desde los blancos más sencillos hasta los oxidativos magistrales (concentrados en la Garnacha del Empordà). Eso sí, todos mediterráneos con arrebatadora frescura.

Suelo de pizarra

Si algo me fascina de los viajes es palpar la tierra, cogerla entre mis manos, olerla. ¿Te has parado alguna vez a sentir así un territorio? En el Empordà coexisten una amplia variedad de suelos, heterogéneos y pobres en materia orgánica. Es importante mencionar que no toda la Denominación de Origen presenta los mismos suelos y que se diferencian en la llanura ampurdanesa, donde predominan los suelos de origen aluvial, de las zonas y faldas de montaña, donde los suelos son de pizarra y graníticos, con paisajes de gran belleza.

Hasta aquí el primer artículo de este viaje sin retorno al Empordà en el que no sólo me harás compañía recordando momentos llenos de curiosidades a lo Motel y Duran, también saboreamos juntos la maravillosa bondad de un territorio que tiene muchísimo que dar.

Suscribirte a nuestra newsletter semanal gratuita

Este artículo se ha publicado sin intereses publicitarios, la aparición de marcas o imágenes corresponde a exclusivos criterios informativos. Escrito para www.devinosconalicia.com Revista on-line de gastronomía©

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 634 times, 1 visits today)

About Alicia Gómez

Periodista gastronómica made in Soria. Gastrónoma y wine-sake lover vocacional, entusiasta del marketing y comunicadora nata analógica, digital y personalmente, más aún si tiene que ver con la gastronomía o la vinicultura. En tiempos difíciles, ¡persigo sueños! Además de fundadora de este portal de noticias gastronómicas, soy creadora de la consultoría de gastromarketing, comunicación y eventos aliciagastromkt.com y de la academia en lengua española de marketing y comunicación gastronómica academia.aliciagastromkt.com. Especialmente sensibilizada con los aromas, sabores, texturas… y con hacerlos llegar a la totalidad de la población, porque creo que la gastronomía es otra vía más para conversar. Por ello, mi proyección de presente y futuro es la de unir estas grandes disciplinas ya sea en literatura, impartiendo un taller o cata o mediante estrategias para restaurantes y productores.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.