El consumidor toma las riendas y su ética de consumo gana fuerza en el sector de la gastronomía y la alimentación. El acto de comer se va a convertir cada vez más en algo censurable, político y de visibilidad a través de redes sociales, (en especial de instagram, «el canal del foodie«).

A España nos queda todo un recorrido en el consumo y concienciación de la despensa ecológica y local, todavía seguimos siendo uno de los paises europeos que menos renta per capita destina a este mercado. Vamos paso a paso, ¡pero vamos!

Tampoco lo tenemos fácil, ya que la brecha social y económica afecta a la alimentación y actualmente es más barato comerse un menú en una de las grandes cadenas de comida rápida que unas verduras o legumbres locales de agricultura ecológica.

No obstante, estas son las tendencias en la gastronomía que vamos a ver durante 2020 y posiblemente en los años posteriores.

La dieta mediterránea, será una de las tendencias durante 2020.

Continuamos con la cruzada: no al plástico

En una sociedad cada vez más concienciada y responsable con nuestro entorno, ya no nos vale con que los envases sean reciclables. Están surgiendo, cada día más, envases compostables (que se degradan sin generar residuos para convertirse en abono o en alimento sano para los peces). La hoja de palma, el bagazo, la madera, la semilla de aguacate, la caña de azúcar, el almidón de patata o yuca, etc. son algunas de las materias primas con las que se realizarán este tipo de recipientes.

Además del reciclaje, los consumidores también apuestan por la reutilización. Por ejemplo, ir a la frutería – verdulería con bolsas reutilizables de tela para evitar el plástico.

Cocina tradicional, como en casa de la abuela

¿Recodáis cuándo eráis pequeños y la abuela, con su delantal a cuadros, se pasaba toda la mañana del domingo (desde muy temprano) cocinando un cocido que después volcaba en sopa de fideos, verduras, carne y relleno… y con las sobras hacía croquetas? ¿Sí? Pues esa es la línea de una de las tendencias más nostálgicas del 2020: la vuelta al plato de cuchara y a la cocina tradicional. En los restautantes han vuelto a resurgir «los platos de antes», tras la creciente demanda del comensal.

Se volverá a poner en valor nuesta encomiable dieta mediterránea, es decir: gran consumo de cereales, legumbres, verduras y hortalizas y frutas (a ser posible de naturaleza ecológica, estacionales y de km 0), consumo de aceite de oliva virgen extra y bajo consumo de proteína animal (a ser posible de ganaderías locales criadas en extensivo y ecológicas y pesca nacional y sostenible). Con esta directriz no solo contribuimos a disminuir el impacto medioambiental, también ayudamos al entorno rural a consolidar sus proyectos agroganaderos y fijar la población en la España Vaciada. Por no hablar de que obtendremos una alimentación más saludable.

Si hablamos de postres, no os extrañéis si veis en las cartas de los restaurantes flan de huevo, natillas, arroz con leche o leche frita… dulces de los de «toda la vida».

Los pequeños productores, a primera línea

Todavía nos queda mucho para valorar al 100×100 el trabajo de estos proyectos, pero con el tiempo están ganando peso en nuestra mente y en nuestras despensas. El mimo y cuidado que ponen en el crecimiento y la salud de sus animales o plantas, su fomento por la sostenibilidad y la biodiversidad de la zona en la que están establecidos, la calidad humana que ponen en la comercialización de sus productos, … hacen que estas iniciativas se hayan ganado el respeto de una sociedad cada vez más preocupada por la alimentación y se merecen que se les de notoriedad. No estaría de más que en las cartas de los restaurantes se citaran a todos estos valientes que lejos de producir grandes volúmenes, ponen en valor los alimentos y que a menudo rescatan áreas o técnicas agrícolas y ganaderas olvidadas.

En cuestión de vinos, las «microbodegas» también están ganando peso (no sin extraodinario esfuerzo). Proyectos de parcela con vinos elaborados en pequeñas bodegas y embotellados y etiquetados a mano, cada vez están más presentes en el pensamiento del consumidor vinícola… en especial, en el de los freaks.

Plant-based produts

Cada vez son más las personas que se pasan a dietas que excluyen total o parcialmente la carne roja (vegano, vegetariano o flexidiano), conscientes de que el ganado intensivo representa un problema para el planeta.

A partir de esta premisa, se están elaborando cada vez más carnes y quesos vegetales, que utilizan una base de plantas y hogos como el guisante, la soja, el garbanzo o la remolacha para su elaboración. También están repercutiendo en nuestas cestas de la compra los productos elaborados a partir de algas y proteínas marinas, setas y otros hogos, así como los sustitutivos veganos de productos convencionales como la miel de arroz. Este tipo de dietas, ha permitido a la coliflor ser la nueva cabecera de despensa, con ella han salido a la luz a través de redes sociales múltiples recetas como las hamburguesas o la pizza con base de coliflor.

Además de ella, entre los alimentos estrella con los que nos vamos a topar se encuentran: el brócoli, el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos, las uvas, el ajo y el ajo negro, el chocolate negro (mínimo 80% cacao y sin azúcares añadidos), las legumbres, la canela y los frutos rojos. La mayoría de ellos con gran poder antioxidante.

La dieta cetogénica o Keto continuará aumentando su popularidad durante los próximos años. Como consecuencia, cada vez se verán más alimentos bajos en carbohidratos en los lineales de los mercados.

Comida rápida, sana y gourmet

En la sociedad de la inmediatez, cada día tenemos menos tiempo para estar en la cocina y después sentarnos a comer tranquilamente. Por no hablar de dónde se ha quedado la sobremesa. El auge pasado de los burgers, los bocadillos, los kebab, las empanadas y todo este tipo de cómida fácil es el resultado del ritmo frenético de las ciudades.

Esto ya es un hecho. Lo interesante de 2020, algo que se inició en 2019, es que a esta comida rápida se le unen los ingredientes de primera calidad elaborados de forma artesanal y las propuestas saludables (un ejemplo de ello es el poke bowl, un plato de origen hawaiano que causó furor el año pasado).

Vuelve lo asiático, con la cocina filipina a la cabeza

Este será el año de la gastronomía asiática. Con una visibilidad asegurada en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 casi era de esperar que la gastronomía nipona se pusera de nuevo de moda, la sorpresa es que también arrastrará al resto de gastronomías asiáticas.

De entre todas, la más favorecida será sin duda la de Filipinas. Ginataang Isda Kalabasa, Pancit Bihon, Pork Sinigang, Pork Adobo, Tinolang Manok, Filipino Chicken Macaroni Sopas y Turon serán platos que ya no nos resultarán desconocidos.

Tendencias en bebidas

En 2020 se continuará buscando la forma de conseguir bebidas no alcohólicas que simulen contener alcohol. Otra cara más del postureo al que ha llegado la gastronomía: hamburguesas que no son hamburguesas, queso que no es queso, vino que no vino, etc. Renunciamos a estas cosas, pero seguimos deseándolas y las llamamo como tal.

Los abstemios están de suerte durante 2020 ya que las coctelerías aumentarán la oferta de mocktails y los restaurantes aumentarán su oferta de bebidas sin alcohol como aguas con botánicos, lúpulos, zumos o tés.

Por otro lado, para aquellas personas consumidoras de alcohol, vuelve la coctelería clásica: Dry Martiny, Negroni, Bloody Mary, Moscow Mule o Manhattan, etc. Ligado a otras tendencias ya citadas, los propios bartenders serán propulsores en la búsqueda de nuevos ingredientes y productos locales y productores de bitters y fermentados elaborados por ellos mismos para sus barras.

El boom que tuvo la cúrcuma para aumentar las propiedades nutrionales de los batidos mañaneros, se sustituye con la adición del colágeno para obtener una piel más sana y huesos y articulaciones más fuertes.

Este artículo es original e inédito sin intereses publicitarios, la publicación de marcas o imágenes corresponde a exclusivos criterios informativos. Escrito por Alicia Gómez para Devinos con Alicia Gastroblog©.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 1.221 times, 1 visits today)
El 2020 en 7 tendencias gastronómicas

Alicia Gómez

Periodista gastronómica made in Soria. Gastrónoma y wine - sake lover vocacional, entusiasta del marketing y comunicadora nata analógica, digital y personalmente, más aún si tiene que ver con la gastronomía o la vinicultura. Además de ser fundadora de este portal, ahora soy también emprendedora al crear mi proyecto personal Comunicación en Línea by www.devinosconalicia.com (una consultoría freelance de comunicación gastronómica, marketing, formación y catas, organización de eventos y turismo). Especialmente sensibilizada con los aromas, sabores, texturas… y con hacerlos llegar a la totalidad de la población, porque creo que la gastronomía es otra vía más para conversar. Por ello, mi proyección de presente y futuro es la de unir estas grandes disciplinas ya sea en literatura, impartiendo un taller o cata o mediante estrategias para restaurantes y productores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRIPCIÓN A NEWSLETTER
Descubre nuestros mejores contenidos y recibe las fichas coleccionables e imprimibles con recetas de cocina y coctelería, técnicas culinarias y alimentos de forma totalmente gratuita.
Solo para suscriptores. Únete a otros 8963 seguidores.

enviar newsletter gratis by Mailrelay