Comienza la mejor temporada para los vinos de altura nacidos en los valles de Andorra, cultivados a más de 1.000 m de altitud y con unas particularidades únicas.

Viñedos en Andorra

Octubre. Los árboles pierden sus hojas. El frío comienza a hacerse notar. Ya no hay dudas, llegó el otoño y con él, el mejor momento del año para elaborar vinos de altura. La localización privilegiada del Principado, con viñedos que superan los 1.000 m de altura, lo convierte en uno de los territorios ideales para la producción de este tipo de vinos que destacan por ser elaborados en altitudes muy elevadas y, por ello, son tan especiales como deseados. Pero, ¿sabemos realmente qué son?

La principal característica de este tipo de vinos es que, como su nombre lo indica, se cultivan en altura, lo que aporta a cada cepa unas particularidades especiales que vuelven el producto final más intenso y aromático, con un color y sabor muy pronunciados. A su vez, al tener inviernos más largos y bruscos cambios de temperatura entre el día y la noche, la maduración se vuelve más lenta provocando un efecto refrescante.

Por todo ello, los viticultores autóctonos de Andorra han apostado por elaborar un producto de calidad, singular y con una personalidad definida que les da valor añadido para posicionarse en el mercado vitivinícola. Entre las bodegas de los valles andorranos que permiten hacer visitas, así como catas, se encuentran:

  • Borda Sabaté 1944, ubicada en Sant Julià de Lòria, es conocida por sus vinos ecológicos Escol y Torb y por ser la pionera en enoturismo en el Principado. El Escol es blanco y está elaborado 100% con cepas de Riesling mientras que el Torb es tinto y combina Cornalin, Merlot y Syrah. Esta bodega ofrece la opción de maridar sus vinos en su propio restaurante con platos típicos andorranos.
  • Casa Auvinyà, localizada en el curioso pueblo medieval de Auvinyà, es una bodega que elaboran tres vinos: “Evolució”, el primer vino tinto de Andorra con dos monovariedades “Evolució Pinot Noir” y “Evolució Syrah”, y el vino blanco de nieve “Imagine” elaborado con Albariño, Viognier y Pinot Gris.
  • Casa Beal, ubicada en el pueblo de Nagol e inaugurada en 1988 es la creadora del primer vino de Andorra ‘Cim del Cel’, un vino blanco elaborado con la variedad de cepa Gewürztraminer. Este vino fue reconocido como uno de los seis mejores vinos blancos del mundo por la International Wine Guide.
  • Mas Berenguer, la última incorporación a la oferta de enoturismo del Principado, pero con una tradición centenaria, trabaja con viñas jóvenes de las variedades Pinot Noir, Chardonnay y Sauvignon Blanc para elaborar sus productos.

Después de haber visitado las bodegas y conocido sus variedades, las bordas andorranas son la mejor opción en donde culminar una jornada de enoturismo y donde poder maridar todos estos vinos con los platos típicos del Principado.  Las bordas son restaurantes de cocina tradicional andorrana, generalmente ubicadas en las afueras de los pueblos, que han sido acondicionadas como restaurantes tras haber sido lugares donde resguardar el ganado.

Hoy en día son una oda al turismo del Principado y algunas de las tantas opciones que podemos encontrar son:

  • Borda Raubert: ubicada en el entorno natural de La Massana, esta borda permite a quienes la visiten degustar platos típicos contemplando la naturaleza y sintiendo la tranquilidad de la montaña. Algunas de sus especialidades son la carne estofada con setas, el bacalao a la andorrana o el fricandó con salsa de setas.
  • Borda Molí del Fanals: está ubicada en el pueblo de Sispony, en un bello entorno natural cerca de la parroquia de La Massana. Entre sus especialidades se destacan las croquetas caseras, las albóndigas con sepia, el pato en salsa de frutos rojos o las carnes a la brasa, así como la repostería casera con su famoso carrito de postres.
  • Borda del Tremat: en medio de la montaña, cerca de la parroquia de Encamp se encuentra esta borda que se caracteriza por ofrecer carnes asadas ideales para maridar con las cepas tintas. Sin embargo, hay platos para todos los gustos: cocina casera, mediterránea, de mercado, etc.
  • Borda de L’era d’en Jaume: se encuentra en una antigua borda restaurada en el pueblo de Llorts, en la parroquia de Ordino. Entre las variedades de su menú se encuentran carnes a la brasa, sopas o ensaladas.

Conocer la oferta de enoturismo del Principado y deleitarse con un buen vino acompañado de una tierna carne es uno de los mejores planes para hacer en Andorra en esta época del año y que, además, puede completarse con otras muchas actividades de wellness, deporte, shopping o cultura.

Este artículo ha sido publicado sin intereses publicitarios por Devinos con Alicia Gastroblog©

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 591 times, 1 visits today)
Vino y montaña, el maridaje perfecto para el frío
Etiquetado en:                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SUSCRIPCIÓN A NEWSLETTER
Descubre nuestros mejores contenidos y recibe las fichas coleccionables e imprimibles con recetas de cocina y coctelería, técnicas culinarias y alimentos de forma totalmente gratuita.
Solo para suscriptores. Únete a otros 8963 seguidores.

enviar newsletter gratis by Mailrelay