A orillas del río Arlanza se extiende una tierra que bien pudo ser epicentro de cuentos y romances de juglares. Protagonista, sin duda, por sus paisajes y tesoros monumentales que ahora narran su historia de susurro en susurro. Patrimonio de estética medieval, uno de los puntos donde se forjó aquella Castilla condal del siglo XV cuyos tratados, seguro que se sellaron con su vino. La salvia de esta comarca que casi separa Palencia de la capital burgalesa.
Puente de Covarrubias, (ruta del vino de Arlanza).
Puente de Covarrubias, (ruta del vino de Arlanza).
Arlanza, un lugar perfecto para hacer turismo de interior

Castilla no es que se diferencie por sus murgas y su buen tiempo. Es más, la baña un clima continental de inviernos crudos y veranos con tal oscilación térmica que, aun en agosto, hace que, a veces, hasta la propia tierra duerma con manta y calcetines. Lo sé muy bien.

Sin embargo, los castellanos, son (y somos) testigos incuestionables de aquellas leyendas de caballeros y princesas. Vestigios presentes son muchas de las ruinas, torres, iglesias, ermitas y monasterios que alberga esta comarca burgalesa. Arlanza, es uno de los rincones más singulares de toda esta provincia castellano-leonesa con tesoros en su haber como los restos del Monasterio de San Pedro de Arlanza, la ermita de San Pelayo, la abadía benedictina de Santo Domigo de Silos, el desfiladero de Yecla; el puente, la colegiata de San Cosme y San Damián, el torreón de Fernán González o la escultura de la Princesa Kristina de Noruega en Covarrubias, una localidad llena de tesoros y arquitectura popular; el Castillo de Lara y la Basílica de Santa María de Quintanilla de las Viñas, que colinda con el Dolmen de Cubillejo de Lara o el yacimiento de icnitas de dinosaurio Las Sereas 7.

Recomiendo una de estas rutas, aunque cada uno es libre de recorrer cuanto quiera de este trocito de tierra rezumante de historia, cultura y naturaleza:

El triángulo del Arlanza, formado por:

La ruta de las iglesias de:

Aunque no toda la historia de Arlanza se viste con argamasa y piedra…

Arlanza, una cultura vitivinícola se remonta al siglo X

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No es que se estableciera en este rincón castellano el tratado de “la vid y el vino”, pero, en Arlanza, se conservan reseñas sobre la existencia de viñedos en el siglo X. Y… ¡ya se sabe! donde hay vid, hay vino. Según fray Valentín del monasterio de Santa María de Bujedo de Juarros…

«todas las poblaciones comprendidas entre el Arlanzón y el Arlanza destinaron algunos de sus pagos a viñas… La familia condal gozaba de viñas y los monjes del Arlanza las mimaban en la zona de Lerma, especialmente en el priorato de Santa Inés. Covarrubias alaba sus propios caldos, y la abadesa reclama a cada vecino de su fuero, un pozal de vino».

La vida transcurría con normalidad, con sus altos y sus bajos… hasta que en los primeros años del siglo XX la filoxera asola la zona. Casi 20 años transcurrieron hasta que los habitantes del Valle de Arlanza reconstruyeron su viñedo por completo, abanderando de nuevo la uva que les había acompañado: la variedad Tempranillo (o tinta del país, como se conoce en la zona).

A partir de los años 50′, como pasó en muchas otras zonas rurales de la geografía española, muchas familias y jóvenes se esfumaron, tratándo de buscar oportunidades en otros sitios, en las grandes ciudades. Obviamente, esto provocó un abandono paulatino de las viñas que poco a poco se transformó en cultivo de cereal.

Pero los habitantes del Valle de Arlanza siempre han sido de pico y pala, vino y argamasa… así que a mediados de los ’90, un grupo de entusiastas decidieron recuperar su legado vitivinícola. Replantaron la viña, trabajaron muy duro,… hasta que la Junta de su región les otorgó el reconocimiento “Vino de la Tierra Ribera del Arlanza”.

Una de las Denominaciones de Origen más jóvenes de España 

La D.O. Arlanza se crea en 2007 para un mayor control de las producciones, de la calidad del vino y de las variedades de uva. Mencionaba antes la variedad Tinta del País, sin embargo, la acompañan algunas otras nacionales e internacionales que arropan a este emblemático varietal ibérico como son las uvas garnacha, mencía, cabernet sauvignon, petit verdot, merlot, albillo o viura.

Como es de suponer, los vinos de la tierra de Arlanza, no tienen la delicadeza de una pluma. Son fruto de un clima duro, con grandes oscilaciones térmicas, de la supervivencia extrema de una cepa que ha originado que la uva desarrolle un hollejo grueso, con gran aroma, sabor y tanino. Vinos de gran potencia y el carácter recio castellano que acompañan a una gastronomía de interior no menos corpulenta y deliciosa.

Un ejemplo para degustar la zona: Monte Amán Crianza 2014, Bodegas Monte Amán
Monte Amán Crianza 2014. Copyright: Alicia Gómez para www.devinosconalicia.com

Viñedo y vinificación: las uvas empleadas para elaborar este vino proceden del pago Los Llanos, uno de los que integran las 30 Has de viña que los Hnos Barbadillo García  poseen. El fruto se recoge en la primera quincena de octubre cuando está maduro y, una vez en bodega, es seleccionado y recogido manualmente de los viñedos en propiedad. Cuando el vino ha terminado la fermentación alcohólica y maloláctica, es sometido a una crianza en barricas bordelesas (225 litros), de roble americano y roble húngaro, durante un periodo comprendido de 16 meses.

Nota de cata: aspecto claro, de intensidad media en color granate. Nariz limpia, de intensidad media (+) con aromas de fruta roja (cereza roja), fruta negra (frutas del bosque, grosellas), fruta seca/ cocida (frutas del bosque), especias picantes (pimienta negra). Presenta algo de vainilla y pan tostado, aunque muy bien integrado. Fruto de la crianza aporta algo de suelo forestal. En boca es seco, de acidez media (+), tanino y cuerpo medio con una sensación alcohólica media y pronunciada intensidad. Final de medio a largo.

  • Origen: D.O Arlanza
  • Variedades: tempranillo
  • Botella: 75 cl.
  • Maridaje:carnes asadas, guisos, carne de caza (pluma y mayor) y quesos curados así como con cocidos.
  • PVP: 8€ (Tienda on-line)
  • Puntuación[1]: 7,8/10. Estado para el consumo: beber ahora, pero tiene potencial para envejecimiento.
Del cerdo hasta los andares, como en toda Castilla

En la ancha Castilla, la matanza, no solo era tradición, aunque sí que se convirtió en una fiesta. Este gran momento anual era el método por el que se podía tener carne durante todo el año. La salaban, curaban, freían y conservaban en aceite o bien colgada de varas de madera engrasada. Ahí estaban, las cortinas de jamones y embutidos goteando y frascos llenos de manteca o aceite con el marrano. Arlanza en esto no es diferente: picadillo, chorizo, morcilla, …., esto y más nos podemos encontrar en sus restaurantes, ventas y casas.

Olla podrida. Fuente: www.destinocastillayleon.es
Olla podrida. Fuente: www.destinocastillayleon.es

Son populares también las truchas, el cordero asado de Lerma, los cangrejos y los caracoles de tierra, a los que acompañan, en su libro de recetas, los pimientos de Torquemada, las cerezas de Covarrubias, las cebollas de Palenzuela o exquisitos quesos del Cerrato. Para puristas y expertos en turismo gastronómico recomendamos sus sopas de ajo, las setas, la olla podrida (es un cocido, ¡no os asustéis! y mayor exponente de tradición en la comarca de Arlanza).

No se les escapa la repostería: hojaldres, pastas, tartas, trufas y, algún que otro, licor de hierbas.

Os recomendamos dos restaurantes en los que podéis disfrutar de la gastronomía de la Ruta del vino de Arlanza. Podéis visitar sus páginas web clicando sobre los enlaces:

Lugares para dormitar y reencontrarse con uno mismo

Una escapada maravillosa para el Puente del Pilar (que este año el 12 de octubre cae en viernes). En la ruta del vino de Arlanza nos podemos encontrar con hoteles, hostales… incluso seguro que hay alguna venta. Sin embargo, como consejo y algo que siempre hago, disfrutar del patrimonio natural y cultural de los lugares que visito debe estar dentro de la lista de prioridades. En este caso, las opciones recomendadas son muy claras: naturaleza o historia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Notas de interés

** Los precios incluidos tienen un valor aproximado y han sido especificados por la marca. Todas las catas son personales e inéditas, habiendo sido realizadas a ciegas por uno o varios de los componentes del equipo de www.devinosconalicia.com.

[1] Leyenda de valoración en relación a su relación calidad-precio:
  • Defectuoso: 0 – 5. Vino no evaluable por defecto.
  • Pobre: 5 – 6.
  • Aceptable: 6 – 7.
  • Bueno: 7 – 8.
  • Muy bueno: 8 – 9
  • Excelente: 9 – 10.

[2] Imagen portada: Olla podrida. Fuente: www.destinocastillayleon.es

Este artículo es original e inédito sin intereses publicitarios. Escrito por Alicia Gómez para Devinos con Alicia Gastroblog©.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 346 times, 1 visits today)
Una Arlanza escrita con vino y argamasa cultural
Etiquetado en:                            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.