Otro de los placeres de visitar La Rioja Alta, independientemente del plan enoturístico, es el de tapear por Logroño. Familias y cuadrillas domingueras recorren Laurel, llueva o se caiga el sol a trozos, como epicentro gastronómico informal de la ciudad en busca de la especialidad de  los casi 60 locales que se aglutinan en la popular calle.
Calle del Laurel (Logroño, La Rioja). Copyright: www.devinosconalicia.com
Calle del Laurel (Logroño, La Rioja). Copyright: www.devinosconalicia.com

Tened preparadas las antorchas porque hoy en la Plaza del Ayuntamiento de Logroño se quema la cuba de fin de las fiestas en honor a San Mateo. Las fiestas de la vendimia en las que todos los logroñeses salen a las calles a beber y degustar los mostos de nueva añada y vinos de su tierra.

Entre copa y copa, un fantástico lugar en el que comer bien, dada su extensa oferta gastronómica, y de gran ambiente es la Calle Laurel. Esta vía peatonal del casco viejo de Logroño se suma a las muchas y variopintas zonas de tapeo a lo largo y ancho de España. Aquí no debemos buscar nunca unas tapas contemporaneas ni de diseño, salvo en contadas ocasiones. La cocina de Laurel es más sencilla y se define en: producto, producto y más producto… cocinado por unas manos con muchos años de experiencia.

Aquí nos vemos, enganchados a la barra y sin taburete a grito de: ¡otro vino aquí!, acompañados por los aromas recalcitrantes de las planchas rusientes, rodeados de servilletas en el suelo y mucha gente… eligiendo nuestras tapas favoritas.

La tavina (Calle del Laurel, 2, 26001 Logroño) – TW: @latavina
Pastel de carne y boletus. Copyright: www.devinosconalicia.com
Pastel de carne y boletus. Copyright: www.devinosconalicia.com

Sofisticada tarbena situada en la entrada de Laurel, de hecho hace una esquina muy visible con la Calle Capitán Gallarza. El espíritu de La Tavina se divide en bar, vinoteca y restaurante… algo muy práctico si eres un turista que llega tarde para tapear y todavía tiene la cocina abierta.

De la gran oferta que tienen en el local nos quedamos con el pastel de carne y boletus. Elaborado a partir de una crujiente tartaleta que le aporta el punto crujiente y relleno de bechamel con setas y carne. De sabor intenso y en el que prevalece las notas fúngicas. Se sirven calientes, prácticamente recién gratinadas.

Para maridar sus muchas opciones de tapas, tienen en carta y en vinos por copas una gran bodega riojana y otras tantas referencias de fuera de la zona. En este caso, elegimos Paco García Crianza 2014: vino tinto con intensos aromas a fruta madura, higos, guinda. Ligeros toques mentolados y tostados muy finos con predominio del aroma a caramelo y café. Boca aterciopelada, con muy buena acidez, amplia sabrosa y equilibrada.

Además de esta tapa tienen otras más que apetecibles: careta de cerdo crujiente, una carrillera de cerdo al vino tinto y unas cocochas de bacalao.

Bar Gargonich (Calle del Laurel, 16, 26001 Logroño) – FB: Bar Gargonich
Croqueta de bacalao. Copyright: www.devinosconalicia.com
Croqueta de bacalao. Copyright: www.devinosconalicia.com

Probablemente sea el local más pequeño de toda la Calle del Laurel, tal vez de todo Logroño. Desde su reinaguración en 2006, elaboran pinchos a la antigua usanza y en horno de aire para respetar el sabor de la gastronomía tradicional. Es un local muy confortable, donde la barra es la eterna protagonista a la que acompaña música folclore de los años 40, 50 y 60, además de música popular de la zona como las jotas.

Si visitas Bar Gargonich, una de las tapas indiscutibles dentro de su gran oferta es la generosa croqueta de bacalao. No es líquida ni sigue las modas y, sin embargo, tiene ese sabor característico de las croquetas de la abuela, las de toda la vida. Con pasta densa, cremosa y con alto contenido del pescado. La fritura también está muy bien realizada, sin exceso de aceite y con un empanado crujiente y tostado.

Con ese nombre de inspiración celta, aunque es un juego lingüístico de los nombres de los dueños de Gargorich, lo que apetece es un trago del norte: en este caso, un culín de sidra recién escanciada. Los aromas de manzana fermentada hacen muy buena pareja con un bocado tan tradicional como es la croqueta.

Además de esto, otras de las tapas que podemos elegir son los torreznos o las patatas bravas.

El Muro de la Calle Laurel (Calle del Laurel, 17, 26001 Logroño) – FB: @ElMuroLaurel
Cojonudo. Copyright: www.devinosconalicia.com
Cojonudo. Copyright: www.devinosconalicia.com

Con 12 años de experiencia tras de sí, elaboran cocina típica riojana con producto de mercado y pescados a la brasa como asador, pero también tiene barra de tapas.

Una de las especialidades y, sin duda, algo que te secuestra la vista cuando entras a la barra del asador son los cojonudos. Elaborados a partir de un bollito de pan semi-vaciado de miga que han rellenado con picadillo de cerdo frito y que han coronado con un huevo frito de codorniz y una tira de pimiento asado. ¿El resultado? te transporta a la gastronomía más tradicional y del norte. Es suculento por todos los lados, sin grandes excesos de aceite a pesar de la composición y muy equilibrado en cuestión de cantidades.

Algo que tampoco os podéis perder, sobre todo si sois partidarios de la casquería, son la madejas de cordero. Escrupulosamente limpias, marinadas y cocinadas. Al pedirlas, las filetean al momento y las marcan a la plancha. Hacía mucho tiempo que no probaba unas madejas como estas, ¡muy recomendables!

Bar Jubera (Calle del Laurel, 18, 26001 Logroño) 
Patatas bravas. Copyright: www.devinosconalicia.com
Patatas bravas. Copyright: www.devinosconalicia.com

Taberna familiar y tradicional donde las haya fundada en 1980. Un ambiente coloquial y acogedor en el que se puede degustar gran multitud de vinos riojanos.

En Bar Jubera, la tapa tradicional en la ración de patatas bravas, algunos dicen que son las mejores bravas de la calle Laurel. No les ponen únicamente la salsa picante, que en este establecimiento no lo es demasiado, si no que también llevan una generosa capa de mayonesa. La papa también está muy bien hecha, es sabrosa, casera y está bien frita.

Es un local que siempre está a máximo aforo, así que cuesta comer una de estas raciones en la comodidad de un asiento. Aun así, ¡merece la pena entrar!

Blanco y Negro (Travesía de Laurel, 1, 26001 Logroño) – FB: @BlancoyNegro
Matrimonio. Copyright: www.devinosconalicia.com
Matrimonio. Copyright: www.devinosconalicia.com

“Fue fundado a finales del siglo XIX, a raíz de que el ayuntamiento de la época decidiera abrir la calle Travesía Laurel a Bretón de los Herreros para dar permeabilidad al Casco Antiguo”, tal y como se puede leer en la propia web de la Calle Laurel. Este hecho quizás convierta a Blanco y Negro en el local más antiguo de la calle.

Siempre ha sido una taberna de tradición muy familiar, hasta los actuales propietarios. Tienen dos especialidades destacables: matrimonio, un bocata pequeño de anchoa y pimiento verde, y la brucheta de jamón, queso de cabra y mermelada de frambuesa. Ambos están riquísimos, pero me quedo con el primero por los contrastes, las texturas jugosas e ir arropado por uno bollo de pan caliente que se deshace en la boca. Merece la pena visitarlo.

Bar Soriano (Travesía de Laurel, 2, 26001 Logroño) – FB: @BarSoriano
Champiñones. Copyright: www.devinosconalicia.com
Champiñones. Copyright: www.devinosconalicia.com

Es simpática la guerrilla existente entre Bar Ángel y Bar Soriano en cuestión de champiñones. Algunos visitantes de Laurel son fervientes seguidores del uno, mientras que otros son fervientes consumidores del otro. En esta ocasión, nos decantamos por Bar Soriano.

El champiñón de Bar Soriano es una de las paradas indiscutibles de la Calle Laurel porque han sabido dar con la fórmula perfecta después de 44 años de experiencia. Cuando se están cocinando a la plancha, le ponen una salsa que le da un toque magistral. Son jugosos, suculentos pero hay que tener cuidado de no quemarse porque te los sirven recién hechos. Todos los champiñones están rellenos con una gamba que le da un toque marino al aroma y sabor terroso de los magníficos champiñones de Bar Soriano.

Tan sencillo y tan rico que es para repetir siempre.

Tío Agus (Travesía del Laurel, 4, 26001 Logroño)
Pintxo moruno. Copyright: www.devinosconalicia.com
Pintxo moruno. Copyright: www.devinosconalicia.com

Otro topicazo de la zona de Laurel. Tío Agus lleva 29 en el negocio hostelero logroñés, de hecho, ya son tres las generaciones que se han relevado en esta taberna tradicional. Es un local muy básico en cuanto a decoración, sin embargo y como en todos los caso anteriores, siempre está lleno de gente ansiosa por sus típicas tapas: los pintxos morunos.

No os imaginéis el típico palito con pedazos de carne marinada clavada y hecha a la plancha… porque en Tío Agus van un paso más allá. Aquí podemos degustar un bollo de pan relleno con los trozos de pintxo moruno y bañado con una especie de salsa chimichurri. Es un bocado lleno de sabores e inovidable. Las tapas se sirven en bandejas de poliespan.

Para más información: www.callelaurel.org

Visita nuestras cuentas de twitter @devinosconalice e instagram @devinosconalicia. Te animamos a dejar tu opinión en la caja de comentarios.

Este artículo es original  inédito sin intereses publicitarios. Escrito y publicado para Devinos con Alicia Gastroblog©.

(Visited 747 times, 1 visits today)
¡Otro vino aquí!: Calle Laurel tapa a tapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *