Pasó un año más en Madrid el único evento consagrado al vermut. Rey destronado por la cerveza que ha reconquistado su reino con una nueva generación de productores y consumidores. Además de los clásicos presentes en el evento como Izaguirre o Zarro, se dejaron ver nuevas fórmulas que dan un absoluto protagonismo al vino base. Un acto social que ha vuelto a ocupar el protagonismo en el aperitivo.
Citas célebres (y graciosas) en las 12 horas del vermú. Copyright: devinosconalicia.com
Citas célebres (y graciosas) en las 12 horas del vermú. Copyright: devinosconalicia.com

El pasado 8 de mayo se celebró en el Hotel Miguel Ángel by BlueBay otra edición de Las 12 horas del vermut, este año algo más breve y sin jardín. La bebida a la que Antonio y Benedittino Carpano pusieron nombre en 1786 en la lejana ciudad de Milán, coge impulso para implantarse una vez más en las barras de España. Admitámoslo, el vermut continua de moda.

Expresiones como  la sacrosanta “hora del vermut“, envuelven unos renovados productos gourmet, artesanales y listos para servir con stick de cítricos y aceituna en vaso o copa de Martini. Bebida experiencial que tiene una propia unidad en el tiempo vinculada al disfrute con amigos, con la familia, etc. El momento único y repetible de “ir a tomar un vermut”… y estando en Madrid, no podría ser de otro modo.

Esta pequeña selección no pretende ser una biblia, verdades absolutas ya no quedan. Pero sí una guía para que los no iniciados sepan a dónde echar mano para asistir a esa esperada “hora del vermut”. Grandes y pequeñas marcas, joyas recuperadas del olvido para nuestro deleite. Una bebida no para consumir a todas las horas del día… pero casi.

El orden de los vermuts no responde a intereses, está estipulado en estricto orden de visita.

Algunos vermuts que nos alegraron el alma
Garciani Vermú. Garciani
Garciani Vermú. Copyright: devinosconalicia.com
Garciani Vermú. Copyright: devinosconalicia.com

Elaborado a partir de la variedad de uva Verdejo cultivada en Segovia, relativamente cerca de Rueda como anotación para winelovers. Es un vermú cuidadosamente elaborado, macerado 2 meses con más de 20 botánicos mediterráneos, en frío y barricas de roble. Es decir, siguiendo el método tradicional.

Este vermut se diferencia por ser especialmente fresco. De hecho, es el único vermú que en lugar de cítricos lleva fresa y combina sensacional (por cierto). Volumen alcohólico de 15 grados, te envuelve en un trago que te despierta las papilas.

Me pareció curioso la densidad que tiene este producto, tiene una lágrima gruesa y abundante. En nariz, se aprecian notas de frutos secos, cítricos, fresas, alguna fruta pasificada como orejones e higos sin depreciar a la grandiosa verdejo (que tan maltratada es últimamente).

En boca te hace salivar desde el primer segundo, aunque es un vermut delicado. Me entusiasmó el equilibrio entre dulzor, acidez y amargor (rasgo distintivo de esta bebida). Noble y leve final balsámico.

Amillo Reserva. Espíritus de Jerez
Vermut Amillo Reserva. Copyright: devinosconalicia.com
Vermut Amillo Reserva. Copyright: devinosconalicia.com

Roberto Amillo, creador de este vermú, es natural de La Rioja pero un enamorado de Jerez. Casi como yo, por unos pocos kilómetros.

No sé si coincidiendo con el evento o poco tiempo atrás, pero está de estreno de etiqueta. Este vermú está elaborado con Oloroso viejo, Pedro Ximénez y macerado en frío con unos 30 botánicos (ajenjo, cardamomo, canela, tomillo, nuez moscada, romero, clavo, etc) durante 6 meses. Volumen alcohólico de 15 grados.

Agradable, suave, con bastante peso en boca. La boca más ligera de lo que me esperaba y, sin embargo, conserva esa alma embriagadora del Jerez.

Como primicia, están probando un vermú con más crianza, 12 meses en lugar de 6. Siguiendo la línea del anterior y con más personalidad y contundencia.

Antica Formula. Carpano
Antica formula. Carpano. Copyright: devinosconalicia.com
Antica formula. Carpano. Copyright: devinosconalicia.com

En esta edición, el Dios de los presentes. Carpano Antica Formula es uno de los vermuts más famosos y reconocibles gracias a que los señores con los que comenzábamos el artículo acuñaron el término vermut (a pesar de que es una bebida bastante más antigua) y crearon esta referencia.

Está elaborado a partir de uva Moscatel de Piamonte, vinos del sur de Italia y una mezcla de botánicos entre los que sobresale el ajenjo y el anís estrellado (algo que está muy presente en el resto de vermuts de la casa). También destacan los aromas de vainilla, frutos secos, piel de naranja y dátiles.

En boca es un vermú de “tonterías, las mínimas”.  Tal vez el más amargo de todo el showroom. Aun así, está debidamente equilibrado entre acidez y dulzor. Seamos francos, mola mucho.

Echamos a algunos en falta pero les esperamos para la siguiente edición más fuertes que nunca.

Este artículo es original  inédito sin intereses publicitarios. Escrito y publicado para Devinos con Alicia Gastroblog ©.

(Visited 1.332 times, 1 visits today)
Las 12 horas del vermut, que ya no son 12
Etiquetado en:                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *