ALICIA GÓMEZ. Particularmente, la cocina belga siempre me ha entusiasmado. Sin embargo, hasta relativamente hace poco no conocía este trocito cultural/gastronómico de Bélgica en el centro de Madrid. Un lugar que en apariencia no encierra las delicias que oculta tras de sí sus puertas “estilo taberna”. En 2015 le otorgaban el distintivo Bib Gourmand en la Guía Michelín de ese mismo año solamente concedido a los restaurantes con mejor relación calidad/precio, merecidamente ¡os lo aseguro!.

Restaurante de dos plantas en cuya parte inferior ofrece una exquisita variedad de tapas, raciones, cerveza belga y una gran carta de vinos y que en la superior te invita a sentarte a degustar entre vigas y columnas de madera (que hacer de la sala un sitio muy acogedor) las auténticas delicias que muchos comensales ya han comido desde que abriera sus puertas. ¿Todavía no lo conoces? Acompáñanos mientras tomamos uno de sus menús degustación.

Snacks de uno de los Menús Degustación. Copyright: Devinos con Alicia Gastroblog © 2016

Comenzamos la noche con los snacks de uno de los Menús Degustación que, más tarde, Etienne nos explicó que eran todos caseros (lo que es de agradecer). Estaban compuestos de crujientes de berenjena y boniato, pan y 3 variedades de mantequilla aromatizada (que estaban espectaculares (me permito añadir) por su textura cremosa y untuosa sin resultar, en absoluto, demasiado grasa… la mantequilla “de toda la vida” a otro nivel. Me llamó sobre todo la atención la de albahaca). Después, y antes de comenzar con el menú como tal, nos refrescamos el gaznate con un mini-cóctel sorprendente por su sabor a la par que por su presentación… os invito a ir y descubrir qué es.

Rillette de cerdo casera con encurtidos. Copyright: Devinos con Alicia Gastroblog © 2016

El siguiente alto en el camino lo tomamos en forma de Rillette de cerdo. Para los que no lo sepáis es una especie de paté blando de tradición francesa y que resulta algo hebroso. Normalmente se realiza con carne porcina desmenuzada cocida en su propia grasa y condimentada con sal, especias y, a veces, vino. Como ya sabéis soy una gran fan del paté así que, como os podéis imaginar, me encantó esta parte del menú.La rillette del Atelier Belge, además de ser casera, está riquísima. Te la sirven con tostas de pan de diferentes cereales. Muy cremosa, de textura grasa y con la consistencia característica de este tipo de plato, con sabor muy intenso y en el punto exacto de especias/ sal. A título personal, mis papilas se terminaron saturando un poco por la cantidad que ponen (es bastante), intensidad del sabor y textura pero esta sensación es algo que arrastra los encurtidos con los que se acompañan.

Queso de cabra envuelto en bacon ahumado al horno con salsa de miel y lima. Copyright: Devinos con Alicia Gastroblog © 2016

¡Sí, es una bomba calórica! Sin embargo, y a pesar de que el siguiente plato es queso de cabra belga envuelto en bacon que puede parecer pesadísimo, es tremendamente ligero (para estar elaborado con estos ingredientes). La salsa de miel y lima le aporta un interesante contraste al contener la acidez cítrica de la lima y el dulzor de la miel. La textura también resulta muy interesante por la mezcla entre el bacon y el queso de cabra de origen belga.

Croquetas de quisquillas. Copyright: Devinos con Alicia Gastroblog © 2016

Las croquetas, en cuestión de técnica y textura, son impecables. Cremosísimas y en su adecuado punto de sal, tenían un relleno sabroso y humeante con rico sabor a quisquilla. El crujiente empanado también es digno de comentario ya que constituía la coraza perfecta para ese sutil corazón de mar. Además, este plato iba acompañado de un spray de limón con el que aportar un punto refrescante a estos bocaditos.

Cazuela de mejillones al curry rojo. Copyright: Devinos con Alicia Gastroblog © 2016

Con croquetas y aires alimonados llegamos hasta una de las especialidades de la casa: la cazuela de mejillones al curry rojo. Personalmente, es uno de los platos que más me gustó… hasta el punto de que se pueden describir como adictivos. Estos tradicionales mejillones belgas, con la firma de Etienne, están cocinados en su punto con un fondo de nata, curry rojo  y otras especias que dejan en el paladar un sabor sutilmente picante. La vida sería bonita solo con pan, vino, queso… y estos mejillones.

Solomillo de ternera a la provenzal con tomate, ajo, aceitunas negras y pan rallado, gratinado al emmenthal y salsa al oporto. Copyright: Devinos con Alicia Gastroblog © 2016

Además va acompañado con una patata gratinada con queso emmenthal que estaba de escándalo, ¡de verdad! pocas veces una guarnición tan humilde supo tan bien.Tras esto pasamos al plato principal o solomillo de ternera a la provenzal con tomate, ajo, aceitunas negras y pan rallado, gratinado al emmenthal y salsa al oporto (nombre más largo no podían haber elegido). Una carne espectacularmente jugosa y en el perfecto punto de cocción “al punto”. Toda la costra que se ve en la fotografía, sobre el solomillo, se elabora con pan rallado y tomate, ajo, aceitunas negras que le trasfiere un punto crocante y aromático. Es muy interesante el contraste de toda esta amalgama de sabores con la salsa de oporto, que sin que solape al plato sabe ser el perfecto acompañante.

Pain Perdu caramelizado con helado de azahar. Copyright: Devinos con Alicia Gastroblog © 2016
Viñátigo Malvasía 2003, DO. Icoden – Daute – Ysora. Copyright: Devinos con Alicia Gastroblog © 2016

Cerramos el chiringuito. Trasladado a esta parte de la frontera el pain perdu es una torrija como las nuestras. En este caso, caramelizada. Seguimos con la humildad en la cocina cuando digo que una torrija es el postre “más simple” que hay y, sin embargo, uno de mis preferidos. Eso sí, el Atelier Belgue ha sido capaz de subirlo a otro nivel caramelizándola y coronándola con un helado de azahar… un punto sutil, cremoso y muy floral a un postre de los de toda la vida ejecutado a la perfección.

Aunque la bodega fue excelente para este menú degustación, únicamente hablaremos del último de los vinos… ya que para mí resultó ser el broche final perfecto. Se trata de Malvasía Clásico de Bodegas Viñátigo 2013. Muy floral con notas de azahar, naranja, caña de azúcar y toques entre limón y miel. En boca untuoso, con retronasales propios de la maduración y final eterno.

Mini tarrinas de Crème Brûlée y mini- macarons. Copyright: Devinos con Alicia Gastroblog © 2016

CLASIFICACIÓN Gastrocrítica by Devinos al Plato Terminamos con la hora del café… y como acompañamiento qué mejor que estos mini bocaditos de cielo: Crème Brûlée y Macarons. Ambos, junto ese estimable acompañante de remesa que son el café (de grandísima calidad por cierto) y/o infusiones, fueron el punto final perfecto a este excepcional banquete. De verdad, si tengo que resumir el Atelier Belge con un número sería un 10. ¡Felicidades a Etienne Bastaits, chef del restaurante, y a todo el equipo! Volveré sin duda alguna.

 

(Visited 863 times, 1 visits today)
Entre Gourmands y Bourgondiërs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *