La sidra espumosa tradicionalmente en Asturias se había llamado achampanada ya que uno de los principales mercados de sidra a principios de siglo era América Latina. Para llevar la sidra había que añadirle carbónico y azúcar ya que son dos conservantes que ayudaba a que viajara mejor.

Hubo una publicidad denominándola sidra champagne que funcionó muy bien, de ahí que se le siguiera llamando sidra achampanada.

Estas primeras sidras, que son el origen de la sidra espumosa, tenían la característica de ser dulces, fáciles al paladar y principalmente asociadas a celebraciones y fiestas o al terminar las cenas.

En la actualidad se elaboran sidras espumosas a las que aún el público continúa llamando sidra achampanada, aunque este término no es el más adecuado ya que los procesos de elaboración son distintos y hoy en día hay diversos métodos de producirla. Por ejemplo, con un método tradicional o segunda fermentación en botella o método champagnoise. Este último se dice que fue creado durante el siglo XVII por el monje Don Perignon en la Abadía de Hautvilliers en Reims.

Otro método de elaboración es el Granvas que son sidras espumosas con una segunda fermentación en grandes recipientes.

Particularmente, como Sumiller de Casa Marcial y del Grupo Manzano me gusta diferenciar los distintos métodos de elaboración de la sidra en la Carta de Vinos y maridarlos dependiendo de sus características con diferentes platos y distintas zonas de producción que cierren el círculo del maridaje, de las que hablaremos en próximos artículos. También me gusta ofrecer este tipo de sidra especialmente al principio de la comida, con los aperitivos, ya que al ser una bebida fresca que no tiene azúcar residual abre el apetito y te invita a comenzar un menú.

Como ejemplo de sidras espumosas con segunda fermentación en botella que recomendaría serían Sidra Prau Monga 2012 del Llagar Viuda de Angelón de Nava con quince meses, Sidra Emilio Martínez 2013 Magnum del Llagar El Gobernador de Villaviciosa, Sidra Riestra del Llagar Riestra de Sariego y Casería de Panizales 2013 de Mieres.

Como ejemplo de sidra método Granvas sería Poma Aurea de Grupo Trabanco de Lavandera de Gijón, 2012 y Viuda de Angelón Brut también del Llagar Viuda de Angelón de Nava.

Lo que intento es representar distintos estilos de sidra espumosa en diferentes zonas de producción en toda Asturias que son muy identificables en
el propio producto.

En la próxima entrada hablaremos precisamente sobre las zonas de producción y la influencia que tienen en la sidra. Si estuvieran interesados en conocer más información sobre las sidras espumosas o los productos citados en este artículo quedo a su disposición en juanluisgarcia@juanluisgarcia.es @sumillermurcia

 

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 922 times, 1 visits today)
La teoría del Big Bang
Etiquetado en:                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *