VANESSA MARTÍN YOUST. Estimados lectores de Devinos con Alicia, tras el mes de vacaciones blogueras y con un movidito verano vitivinícola a mis espaldas (he aprovechado para visitar varias bodegas españolas), vuelvo con las pilas cargadas y un interminable listado de buenas intenciones y claros objetivos para este comienzo de año lectivo. Y no hablo de dejar de fumar, que no fumo, ni de ir al gimnasio, que ya soy adicta al  running, sino de hacer un curso de especialización en vino italiano, visitar Mugaritz, El Asador Etxebarri, comer de nuevo en Diverxo, ir a Casa Marcial, hacerme con una caja de Father 1943, ir a la vendimia en Mendoza, etc. Mucha cosa y todo un año por delante. Veremos con cuantas equis acaba el año… Buenas intenciones aparte, este mes os voy a hablar de un destino en el que, a nivel gastronómico y vitivinícola,  disfruto muchísimo: Montevideo

Tras doce horas de vuelo, dos de siesta mañanera en el hotel y unas ganas locas de seguir por la tele el encuentro Atlético-Barça, me cogí un taxi en dirección al Mercado del Puerto. Impaciente por ver lo que quedaba de partido, elegí uno de los muchos restaurantes del Mercado que tuviera  televisión. Me hice hueco en la barra, pedí la carta y ordené una ración de morcilla de mozzarella que acompañé  con un medio y medio. Esta típica y afamada bebida uruguaya es un coupage de vino espumoso dulce y vino blanco seco. Antiguamente esta mezcla se realizaba in situ, pero en la actualidad son muchas las bodegas  que comercializan esta bebida con la mezcla  hecha.  ¿Qué decir del medio y medio? Que es un blanco con burbujas, con mucha gracia para el chateo y que se sube a la velocidad del rayo, o sea que cuidadín con las cantidades, que tras unos tragos yo casi acabo animando al equipo equivocado.

Cabaña Verónica. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

El Mercado del Puerto es visita obligada para cualquier turista que visite Montevideo, pero no solo se nutre de turistas, ya que la cantidad de locales que lo frecuentan a diario garantiza que es sitio de fiar.  En la mayor parte de sus restaurantes (tanto los de dentro del Mercado como los que dan a la calle) podréis encontrar deliciosas parrilladas uruguayas: picaña, asado de tira, vacío, matambre, chorizo, morcilla, choto, mollejas , salchichas parrilleras, papa al horno… y una variada selección de pescados, mariscos y arroces. No os voy a recomendar uno en concreto, y aunque os informo que yo  estuve en  Cabaña Verónica, creo que es más divertido ir de barra en barra degustando diferentes piezas de estas apetecibles parrilladas. El mercado abre a diario en horario ininterrumpido de 11:00 a 18:00. Su dirección es Rambla 25 de Agosto de 1825, número 228.

Vista interior del Mercado del puerto. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

Los que no hayan tomado postre en el Mercado del Puerto, pueden acercarse al Punta Ballena Café,  que está muy cerca, en la calle Pérez Castellano, y comprar alguno de sus deliciosos paquetes de alfajores. Os recomiendo las marcas Lapataia y Las Sierras de Minas, éstos últimos están realizados de manera artesanal, sin ningún tipo de conservante y con el doble de dulce de leche. Yo me llevé un paquete de esta última marca.

Paquete de Alfajores. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

Tras un agradable paseo de más de dos  horas por La Rambla (malecón), me planté en el restaurante La Perdiz (C/Guipúzcoa 350), local que frecuento siempre que puedo cuando estoy en Montevideo. De ambiente agradable y acogedor, y casi lleno a diario, es  un lugar excelente  para reunirse en grupo (las dimensiones del local lo permiten) y degustar la gastronomía uruguaya: fusión de las cocinas italiana, española, criolla y amerindia. En La Perdiz apuestan por la carne y el cerdo preparados en su excelente parrilla, aunque también puedes encontrar gran variedad de mariscos, pescados, ensaladas y pastas.  Quedé allí para cenar con unos compañeros de trabajo y amigos,  y a  eso de las 19:30 algunos estábamos preparados para degustar una maravillosa merluza negra, que es otro de los hits del local.

Merluza negra. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

Otros optaron por diferentes piezas de carne a  la parrilla. Los acompañamientos de los segundos platos fueron  puré de calabaza en la mayor parte de los casos, puré de papas, espinacas rehogadas, papa asada, papa frita o ensalada. Como entrantes compartimos varios platos de ensalada de rúcula y parmesano, vieiras a la parmesana y provolone a la griega. Las raciones son enormes. Es preferible compartir el segundo y dejarse un hueco para el postre. El panqueque de dulce de leche fue la guinda a una comida de excelente calidad y donde fuimos perfectamente atendidos.

Panqueque de dulce de leche. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

La relación calidad precio, adecuada. En cuanto al vino, nos dejamos aconsejar en el restaurante y pedimos un vino tinto de la variedad Tannat. Estando en Uruguay  pedir otra variedad hubiese sido un crimen, pero en mi honesta opinión pinchamos con nuestra elección y la segunda ronda de botellas, para garantizarnos el éxito total,  fueron de un Syrah argentino: Altos del Plata Syrah 2013 de la bodega Terrazas de los Andes.

A la mañana siguiente y para quitarme el mal sabor de boca del  pinchazo con el Tannat de la cena, organicé una visita a la Bodega Bouza, Camino la Redención 7658. El plan consistía en visita a la bodega y degustación de cuatro de sus vinos más emblemáticos acompañados por una selecta variedad  de quesos, embutidos, patés y panes.

El primer vino que probamos fue su  ALBARIÑO 2013 que, tras tres meses de crianza en barrica y unos cuantos en botella, sale al mercado anualmente.  Es un blanco sorprendente, con una nariz muy golosa a frutas tropicales, principalmente piña,  una acidez maravillosa y cierto cuerpo justificado por su paso por barrica. Es la primera vez que pruebo un albariño fuera de Las Rías Baixas y sinceramente pienso que este vino no tiene nada que envidiar a nuestros excelentes albariños.

Comenzamos la cata con botella de Albariño. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

El siguiente vino que probamos fue un MERLOT 2013. Criado  en barrica de roble francés de segundo uso durante nueve meses, resultó ser un vino de taninos suaves y sedosos, elegante y fresco, con claras notas de ahumados, tostados y chocolate. Un par de años más en botella hubiesen acabado de redondear este vino.

Continuamos con un MONTE VIDE EU 2013. Ensamblaje de 50% Tannat, 25% Merlot y 25 % Tempranillo. Se elabora desde el año 2005. Es uno de los vinos insignia de la bodega. Se seleccionan las mejores uvas de cada una de estas  variedades y se crían por separado entre doce y quince meses en barrica de roble americano (Tempranillo) y barrica de roble francés (Tannat y Merlot). Un vino  más rotundo que el anterior, con más cuerpo, elegante, equilibrado. Me llamó mucho la atención que tiene una entrada muy dulce para tratarse de un tinto.

Finalizamos nuestra cata con un TANNAT B12013. Este fue sin duda el que más nos gustó. De color púrpura/violáceo tiene una nariz a frutos rojos en compota, muy goloso, al igual que su paso por boca, pues presenta un dulzor inicial muy característico en los vinos de más alta calidad de esta bodega. También, cierto recuerdo a especias y café. Es muy persistente en boca y de final prolongado. Con un perfecto equilibrio entre taninos y acidez.

Volviendo a la bodega, informaros de que se localiza a tan solo media hora del centro de la ciudad. Fue construida en 1942 y adquirida por la familia Bouza en el año 2000, siendo la primera añada que salió al mercado la del año 2002. Producen unas 120.000 botellas anuales y varios de sus vinos han sido premiados en diferentes concursos internacionales como el Concurso Mundial de Merlot en Suiza o el Concurso Mundial de Bruselas. Las variedades que cultivan son Albariño, Chardonnay, Tempranillo, Merlot y Tannat. Todas sus variedades proceden de viñedos propios, algunos con más de cuarenta años de antigüedad, y apuestan descaradamente por  vinos de calidad. Aparte del viñedo de Melilla, localizado en la bodega y con una extensión de 12 ha, tienen otros dos viñedos: Las Violetas, a 40 km de Montevideo, con una superficie cultivada de 17 ha, y  Pan de Azúcar, su tercer viñedo, con una superficie cultivada de 8 ha. A su vez, los viñedos están divididos en pequeñas parcelas numeradas del 1 en adelante dependiendo de la variedad y calidad de uva cultivada. Por ejemplo, el Tannat B1 correspondería al viñedo de Las Violetas, a la parcela número 1. A su vez, los vinos prodecentes del viñedo de Melilla se nombran con la letra “A” y los del viñedo de Pan de Azúcar con las letras “PA”.

Parcela 6 del viñedo de Melilla. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

La vendimia se realiza siempre manualmente y por la noche. Hay mesa de selección para desechar los granos de uva que estén en mal estado y dependiendo del vino a elaborar solo vinifican la uva de mayor calidad.  La sala de fermentación alberga tanto tanques de acero inoxidable como cubas de madera y tanques de hormigón, y los usan indistintamente dependiendo del carácter que le quieran dar al vino.

Su parque de barricas de roble francés y americano no es demasiado grande pero suficiente para su producción. De alguna de sus parcelas solo vinifican 2.000 botellas.

Vista exterior de sala de fermentación y barricas. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©
Sala de barricas. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

La casa principal de la bodega alberga un acogedor y elegante restaurante con espectaculares visitas al viñedo donde  se realizan las catas y los almuerzos. Durante todo el servicio, un pianista amenizó nuestra cata tocando diferentes piezas de música clásica. Este pequeño detalle sumado a una vigorosa y chispeante chimenea convirtió nuestra experiencia vitivinícola en un momento  único.

En la visita a las instalaciones de la bodega también pudimos visitar una sala que acoge una curiosa colección de motos y coches antiguos.

Sala del museo de coche antiguo con vistas al viñedo. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

Finalizada la cata y la visita e  instalados en el agradable porche del restaurante, nos tomamos  la  última copa vino contemplando una incipiente puesta de sol.

Al día siguiente, y aprovechando un par de horas libres antes de volver  a Madrid, fui a la recomendadísima Confitería  Pellegrin Boutique Gourmet, Calle Gregorio Suárez 2734. Fundada en el año 2002, sus propietarios Eduardo Iturralde y Celia Pellegrin han creado un nuevo concepto de pastelería hasta ese momento  inexistente en Montevideo  tratando  de seguir la línea del afamado Dean&De Lucca neoyorquino. El resultado ha sido un local de 500 metros cuadrados (alberga tienda y obrador) en el que tienes la posibilidad de comprar productos gourmet (vinos, aceites, mermeladas, etc),  comida para llevar (tartas saladas, empanadas, quesos, patés, platos preparados de carne, ensaladas…), encargar tres o cuatro platos del día (como pollo a la sidra, ensalada de pastrami, pionono de atún…) o comprar deliciosos productos de su pastelería (chocolates, bombones, trufas, tartas y sus famosas masitas, o pastelitos, que dicen ser los mejores de la ciudad). Doy fe de ello porque, ante la imposibilidad de resistirme al dulce, acabé comprando una cajita de masas. Si tenéis la oportunidad, no dejéis de visitarla. De los mejores pasteles que he probado nunca. También han ido desarrollando durante estos meses de andadura un servicio de catering que abarca desde pequeños eventos familiares hasta cócteles para 1000 personas.

Pastelitos de Confitería Pellegrin. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©
Productos gourmet de venta en Confitería Pellegrin. Fuente: Vanessa Martín Youst para Devinos con Alicia Gastroblog 2015©

Mi estancia en Montevideo no dio para más, pero como volveré en unos meses prometo desvelaros más lugarés de interés.

El mes que viene voy al País Vasco y La Rioja: un restaurante estrella Michelín, una bodega, un paseo por Haro…¡No os lo podéis perder!

Este artículo es original e inédito. © Devinos con Alicia Gastroblog 2015

(Visited 946 times, 1 visits today)
Descubriendo Montevideo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *