Alicia Gómez. Hoy os he preparado un proyecto con mucho significado, fuerza y ganas de lucha. El camino que tomaremos a lo largo de este artículo no llevará a Evol, el único vino bajo la marca Aromas en mi copa… y si, he dicho bien, marca porque se trata de un vino sin bodega amparado bajo la Denominación de Origen Jumilla. A través de él conocemos a Elisa, su enóloga y creadora del proyecto, ¿te apetece conocerlos?

Elisa Martínez Navarro, enóloga de Evol y creadora de Aromas en mi copa. Fuente: De Grastonomía Segunda Época
Elisa Martínez Navarro, enóloga de Evol y creadora de Aromas en mi copa. Fuente: De Grastonomía Segunda Época
Todo vino tiene una historia detrás

Ya lo he comentado en más de una ocasión, pero en este caso la historia que encierra Evol se hace mucho más latente. Es un vino sin bodega, solo con marca… y su creadora Elisa, lo defiende con ahínco a pesar de ello. Su vida, desde que terminó sus estudios, ha estado vinculada al vino pensando que Jumilla (lugar de donde procede) crecería como denominación de origen y zona vitivinícola… y así fue. Durante años trabajó en el sector pasando por las labores más primarias como ir a vendimiar hasta llegar a ser técnico en enología. Pero en 2011 llegó la crisis, y compartió el destino lamentable de muchos españoles… aunque sin desfallecer, esto le llevó a crear su propio proyecto (muy acertado, si me permitís añadir). Nació Aromas en mi copa.

Elisa siguió para adelante impartiendo clases de cata en asociaciones y talleres, formando parte del departamento de imagen (que ella describe como reto personal que la ha enriquecido) y, actualmente, es miembro del comité de cata de dos importantes organismos: El Consejo Regulador de D.O.P. Jumilla y la Asociación Murciana de Enólogos.

Monastrell de Cepas Viejas. Fuente: Aromas en mi copa
Monastrell de Cepas Viejas. Fuente: Aromas en mi copa
 ¿Qué me dices del vino? 

Evol es un vino monovarietal de monastrell de pie franco cuya uva se vendimia a finales de septiembre habiendo sido catada previamente en el viñedo y seleccionada para elaborar el vino con frutos en su óptimo estado de maduración. La fermentación tiene lugar en depósitos de acero inoxidable con una maceración en frío de aproximadamente dos días de duración que se prolonga hasta dos semanas aproximadamente una vez iniciado este proceso con un estricto control de temperatura, un paso que se complementará con continuos remontados para extraer de los componentes de la uva (hollejo y pepita) todo su potencial, aromas y fenólicos.

Fermentación alcohólica de Evol. Fuente: Aromas en mi copa
Fermentación alcohólica de Evol. Fuente: Aromas en mi copa

Una vez fermentado alcohólicamente, Evol se continúa con el proceso de elaboración con la fermetación maloláctica realizada en barricas de roble francés nuevas durante un mes y una vez finalizada este paso se trasiega y reposa durante dos meses en estas mismas barricas hasta alcanzar su estado óptimo (que refleja en su carácter complejo y su redondez).

Interesante, pero… ¿qué nos encontramos en la copa?
Evol. Fuente: Numen Estudio
Evol. Fuente: Numen Estudio

Antes de nada, el vino catado es Evol 2012 de Aromas En mi Copa (DO. Jumilla). Percibimos un vino lleno de vida, en copa ya podemos ver que tiene un color cereza picota con irisaciones violáceas. En nariz es un vino excelente, con un impresionante desarrollo y concentración ¡sencillamente increíble! Nos encontramos aromas a a frutos rojos, violetas y leves notas a especias como el regaliz y la vainilla con unos toques balsámicos y lácteos que nos recuerdan al yogur batido. Sutil, envolvente y muy aromático.

En boca es muy potente y complejo, aunque se abre paso de forma frutal, golosa y con ciertos taninos maduros que no son en absoluto molestos. Tiene una evolución carnosa que no deja indiferente al catador, con una integrada y excelente acidez. Con un final persistente que deja pasar ciertos aspectos de la crianza patentes en los aromas secundarios percibidos en nariz, sin embargo, están relegados a un segundo plano porque el auténtico protagonismo lo tienen esas frutas rojas que encontramos inicialmente. Un vino con mucha personalidad, atractivo y perfectamente recomendable.

¿Con qué plato podemos tomarnos este vino?

Las opciones dentro de la gastronomía española es muy amplia y variada a la hora de combinar este vino: es joven, complejo y con una gran gama aromática por lo que lo tendremos relativamente fácil. Perfectamente aplicable a pescados a la brasa, carnes blancas o rojas hechas a la brasa, plancha o guisadas, arroces, etc… Sin embargo, los que ya me vais conociendo, sabéis que me gustan los contrastes por lo que lo tomé con brownie (esa especie de bizcocho apelmazado de origen anglosajón que está elaborado con chocolate negro y nueces). El porqué de esta combinación es que pensando en que nos encontrábamos con un vino con mucha fruta y leves notas avainilladas y florales va perfecto para saborear, contrastar y suavizar con frutas rojas un chocolate tan denso como es el del brownie. ¡Impresionante!

(Visited 829 times, 1 visits today)
El cuento de Elisa sin miedo
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *