Alicia Gómez. Esta semana parece que Devinos con Alicia llega tarde a todo… por hoy ¡Al fin! nos vamos muy al sur para adentrarnos, como hicimos tiempo atrás en Lanzarote, en otras denominaciones del archipiélago canario (aunque también nos detendremos en la isla mencionada el domingo). El camino de hoy, por tanto, es largo aunque muy placentero pues los vinos que allí se elaboran no dejan de ser verdaderas joyas enológicas aunque distintas a los que estamos acostumbrados, eso sí. Creo que, aunque para mí son excepcionales… no tienen por qué gustar a todo el mundo ya que son vinos llenos de complejidad y con características muy especiales, ¡no se parecen a nada de lo que estamos acostumbrados los habitantes de la península!.

Cata de vinos blancos canarios en Enoteca Barolo. Fuente: Devinos con Alicia
Cata de vinos blancos canarios en Enoteca Barolo. Fuente: Devinos con Alicia

Los vinos de los que hablaremos hoy y el próximo domingo los conocí en una cata organizada por Enoteca Barolo (Madrid). En ella conocimos seis grandes vinos que corresponden a las seis copas que podéis ver en la fotografía superior y a las botellas que vemos en la parte inferior de este párrafo. Para que os hagáis una idea de qué hablo son: Bermejo Malvasía Seco 2013 (DO. Lanzarote), El Níspero 2011 (DO. La Palma), Trenzado 2012 (DO. Valle de la Orotava), Domínguez Blanco de uva tinta 2012 (DO. Taroconte – Acentejo), Tanagán 2013 (Varietales autóctonos) y Vidonia Viñas Viejas 2011 (DO. Valle de la Orotava). La programación de hoy nos lleva a conocer Trenzado 2012, Tanagán 2013 y Vidonia Viñas Viejas 2012, dejando los restante para el miércoles 12 de Noviembre.

En orden de izquierda a derecha: Bermejo Malvasía Seco 2013 (DO. Lanzarote), El Níspero 2011 (DO. La Palma), Trenzado 2012 (DO. Valle de la Orotava), Domínguez Blanco de uva tinta 2012 (DO. Taroconte - Acentejo), Tanagán 2013 (Varietales autóctonos) y Vidonia Viñas Viejas 2011 (DO. Valle de la Orotava) - Enoteca Barolo (Madrid). Fuente: Devinos con Alicia
En orden de izquierda a derecha: Bermejo Malvasía Seco 2013 (DO. Lanzarote), El Níspero 2011 (DO. La Palma), Trenzado 2012 (DO. Valle de la Orotava), Domínguez Blanco de uva tinta 2012 (DO. Taroconte – Acentejo), Tanagán 2013 (Varietales autóctonos) y Vidonia Viñas Viejas 2011 (DO. Valle de la Orotava) – Enoteca Barolo (Madrid). Fuente: Devinos con Alicia
¿De dónde partimos? 
Hoy hablaremos de Suertes del Marqués una bodega perteneciente a la Denominación de Origen Valle de la Orotava, en la isla de Tenerife. Nos hemos bajado muy al sur pero es una visita on-line que tenía pendiente desde la sorprendente cata que realicé en Enoteca Barolo en Madrid. Se trata de una bodega que nace en 2006 de carácter familiar y que apuesta firmemente por la elaboración de vinos de calidad, con identidad, y que tiene en cuenta hasta el más mínimo detalle en cada fase de la elaboración para obtener vinos que se pueden describir como únicos.
Bodegas Suertes del Marqués. Fuente: Suertes del Marqués
Bodegas Suertes del Marqués. Fuente: Suertes del Marqués

La bodega se define pon la excelencia. A partir de este concepto su equipo, la ha querido dotar con unas infraestructuras apropiadas para elaborar los vinos que tenían en mente. Así que adquirieron depósitos de acero inoxidable de distintos volúmenes y cubas de hormigón sin revestir (lo que les permite vinificar cada variedad de uva por separado). Otro detalle importante, es que la crianza se lleva a cabo en fudres de roble francés procedentes de artesanos toneleros en Borgoña. Para Bodegas Suertes del Marqués la crianza en barrica es un proceso donde los vinos de afinan y la variedad se expresa y otorga sus matices, lo que unido a las características que le aporta el terroir termina por hacer unos vinos con personalidad propia.

Control en la elaboración del vino, extracción por pipeta. Fuente: Suertes del Marqués
Control en la elaboración del vino, extracción por pipeta. Fuente: Suertes del Marqués

Una de las cosas que más me llamó la atención en la cata es la conducción de los viñedos, pues los habitantes de la península no estamos a costumbrados a verlos. La finca de Suertes del Marqués “El Esquilón” se encuentra ubicada en las medianías del Valle de la Orotava y está formada por nueve hectáreas de terreno distribuidas en 21 parcelas que varían desde los 350 hasta los 700 metros sobre el nivel del mar.

Viñedos de conducción trenzada o cordón múltiple. Fuente: Suertes del Marqués
Viñedos de conducción trenzada o cordón múltiple. Fuente: Suertes del Marqués

Las cepas están cultivadas en el tradicional sistema de cordón múltiple, aunque en términos llanos se conoce como trenzado: un singular sistema de conducción único en el mundo y que la mayoría no estamos acostumbrados a ver. La mayor distinción entre las otras conducciones es que, a diferencia de la conducción en vaso o en espaldera, en vez de podar los sarmientos éstos se dejan crecer y se trenzan hasta alcanzar viñas de la envergadura que podemos ver en las fotografías. Las vides sobre pie franco y centenarias de las variedades listán negro y blanco ocupan la mayor parte del terreno, aunque convive con otras variedades autóctonas de distintas edades como vijariego, baboso, tintilla, albillo, etc… aunque éstas están cultivadas en espaldera.

Trabajos de viticultura sobre los viñedos de conducción trenzada cordón múltiple. Fuente: Suertes del Marqués
Trabajos de viticultura sobre los viñedos de conducción trenzada cordón múltiple. Fuente: Suertes del Marqués
Viñedos de conducción en espaldera. Fuente: Suertes del Marqués
Viñedos de conducción en espaldera. Fuente: Suertes del Marqués

A través de esta bodega llegamos hasta el Proyecto Envínate. Cuatro jóvenes que concidieron en el grado de enología 2005 en la Universidad de Alicante. Compartían la misma filosofía del vino y su elaboración, se hicieron amigos y en 2.008 adquirieron su primera parcela en Ribeira Sacra (lugar de procedencia de uno de los integrantes). Mas tarde se trasladaron hasta Tenerife procedencia de otro de los integrantes. En la actualidad se encuentran en Extremadura siempre con el objetivo de elaborar vinos propios y auténticos desde distintas regiones con diferentes variedades y utilizando siempre levaduras autóctonas.

Integrantes del Proyecto envínate. Fuente: Blog de los vinos
Integrantes del Proyecto envínate. Fuente: Blog de los vinos
Ya es hora de hablar un poco de vinos, ¿no?

Ya hemos visto que los vinos a catar hoy proceden de proyectos muy singulares y de mucha personalidad, por tanto, cabe esperar que los vinos tengan esa característica. ¡Comencemos!

El primero del que hablaremos es de Suertes del Marqués Trenzado, es un vino que mayoritariamente está elaborado con Listán Blanco y Pedro Ximénez (uvas que proceden de la finca El Esquilón y viñedo procedente de otras zonas ubicadas en el Valle de la Orotava, compuesto de variedades autóctonas como Gual, Marmajuelo, Baboso Blanco, Albillo Criollo, Vijariego Blanco y Verdello. Así que nos encontramos con un ensamblaje ¡alucinante! típicamente tinerfeño.

Su proceso de elaboración es muy cuidadoso, ya que Bodegas Suertes del Marqués elige el ensamblaje dependiendo de la añada. Tras un metódico despalillado, la uva sin estrujar se pasa a una prensa neumática donde tan solo el mosto flor se trasiega a barricas de roble francés de 500 litros. Aquí es donde se realiza la fermentación alcohólica de forma espontánea durante tres semanas, estando constantemente el vino en contacto con sus lías. El proceso prosigue con una fase de batonage durante dos meses, logrando finura, elegancia y que el carácter volcánico del terroir presente el en vino se integre. Es un vino complejo que pasamos a conocer ahora tras haber dado estas breves nociones técnicas de la elaboración.

En esta cata hablaremos de la añada 2012, concretamente ésta está compuesta de Listán Blanco en un 85%, Pedro Ximénez 10% (procedentes de viñas de más de 100 años) y un simbólico 5% de Marmajuelo, Gual, Vijariego Blanco, Verdello y Baboso Blanco. El nombre del vino hace referencia a la conducción de Doble Cordón Trenzado característico en la variedad Listán Blanco de esta bodega. ¿Qué encontramos en copa? Un vino amarillo pálido con ligeros reflejos dorados. En nariz tiene una marcada personalidad ya que se distinguen notablemente los aromas de lías, cenizas, humo y notas de levadura, además de frutas blancas de hueso y de vino oloroso. Entra en boca de forma seca con muy buena acidez y sin aristas. Además se vuelven a percibir esos aromas que distinguíamos en nariz de lías y humo con una estructura muy vertical.

(De izquierda a derecha) Suertes del Marqués Trenzado 2012 y Vidonia 2011). Fuente: Bodegas Suertes del Marqués
(De izquierda a derecha) Suertes del Marqués Trenzado 2012 y Vidonia 2011). Fuente: Bodegas Suertes del Marqués

¿Qué nos encontramos en copa? ¡Una exquisitez!… para que os voy a engañar. Tiene un color ligeramente más dorado que el anterior, aunque sin perder su tonalidad amarilla pálida. En nariz se distinguen nítidamente los aromas a brutas blancas de hueso como el melocotón blanco o el albaricoque, sin embargo, también encontramos notas de lías (notas biológicas), caramelo, almendra garrapiñada, brioche y frutas pasificadas como el orejón. De entrada en boca muy suave y con una evolución bastante mineral, con una nota salina y acidez equilibrada. Al final resalta una nota amarga y un posgusto frutal. La verdad que, con tan solo recordarlo ¡se me hace la boca agua!El siguiente del que vamos a hablar es de Vidonia 2011 VIñas Viejas, de Bodegas Suertes del Marqués. En la cata realizada en Enoteca Barolo este fue un vino de 10, ¡me encantó! Pero antes de la fase de cata entraremos en unos breves aspectos técnicos. Su nombre proviene de cómo eran conocidos los vinos blancos elaborados al norte de Tenerife en el siglo XVII. Se trata de un monovarietal de Listán Blanco (procedente de viñas de más de 100 años) que tras el prensado de los racimos enteros, su mosto se trasiega a barricas de  500 litros de capacidad donde da lugar la fermentación alcohólica de manera espontánea con levaduras autóctonas. Después de estar en dichas barricas durante un periodo superior a 10 meses con sus lías el vino se embotella.

Acceso a los viñedos de Envínate. Fuente: Envínate
Acceso a los viñedos de Envínate. Fuente: Envínate
Tanagán 2013. Fuente: Envínate
Tanagán 2013. Fuente: Envínate

Para terminar por hoy catamos Tánagan 2013, de Envínate. Una curiosidad asociada a este vino es que su nombre proviene de cómo llamaban los aborígenes al pueblo que actualmente se conoce como Taganana, qué significa “rodeado por montañas”… y qué podemos ver en la fotografía superior dado el acceso que tienen a los viñedos este joven y pionero grupo de enólogos. Es un ensamblaje de variedades autóctonas como Listán Blanco, Malvasía, Marmajuelo, Albillo, Gual y Forastera entre otras.

Algo que es importante resaltar en su viticultura es que, además de cultivar sus vides centenarias en terroir volcánico y que el sistema de conducción sea libre con levantamiento a través de Horquetas después de la brotación, es la falta de utilización de productos químicos de síntesis ni herbicidas (manteniendo durante el tiempo de laboreo la cubierta vegetal autóctona).

Tras una vendimia seleccionada en cajas de poca capacidad para evitar el deterioro de los racimos, cada variedad es vinificada por separado. Hay que resaltar que solo algunas de las uvas serán maceradas con sus hollejos y, tras un suave prensado, el mosto se desfanga de manera natural por frío durante una noche. La fermentación alcohólica tiene lugar con levaduras autóctonas en barricas de roble francés con 500 litros de capacidad. Tras esta fase el 40% de la elaboración pasa a acero inoxidable mientras que el resto permanece en madera con sus propias lías durante ocho meses sin realizar trasiegos ni adición de sulfuroso. Incluso en el embotellado es natural, dado que Tánagan no pasa por filtros ni está estabilizado.

¿Qué nos encontamos en la última cata de hoy? Tánagan es un vino amarillo pálido con ligeras irisaciones doradas, limpio y brillante.  En nariz hayamos aromas de ahumados como familia predominante con notas biológicas y de fruta blanca. En el paladar se presenta como un vino de fácil entrada y ligeramente intenso, es un vino muy equilibrado con una nota superior de acidez (lo que le hace ser muy fresco). No hay aristas, sin embargo, si que tiene una sensación tánica a su paso.

Espero que esta esperada visita a Tenerife os haya entusiasmado, a mí ¡me sorprendió muchísimo! y espero seguir probando dentro de poco más vinos canarios y hablaros de ellos. De momento, os espero con la segunda parte de VINOS BLANCOS CANARIOS, GRANDES DESCONOCIDOS este domingo, una cata realizada en Enoteca Barolo.

 

(Visited 993 times, 1 visits today)
Vinos blancos canarios (1º parte)

4 pensamientos en “Vinos blancos canarios (1º parte)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *