Hoy nos trasladamos hasta Dosbarrios, en la provincia de Toledo para conocer Bodegas Más que Vinos – Ercavio en donde tres enólogos siendo amigos comenzaron el proyecto en el que se utilizarían variedades de uva autóctonas para crear vinos de calidad. Los conocí durante la celebración de la II Experiencia Verema en Madrid y, ¡fue un flechazo! Pero antes de entrar en aspectos de cata o elaboración, comencemos por el principio de la historia…

Más que vinos - Bodegas Ercavio = 3 enólogos & 3 amigos. Fuente: Bodegas Más que Vinos - Ercavio
Más que vinos – Bodegas Ercavio = 3 enólogos & 3 amigos. Fuente: Bodegas Más que Vinos – Ercavio
Comencemos por el comienzo

Más que Vinos – Ercavio es una bodega con orígenes riojanos creada por tres enólogos y amigos: Margarita Madrigal, Gonzalo Rodríguez y Alexandra Schmedes con una larga trayectoria profesional en Rioja, Ribera del Duero, Alemania, Francia, Italia y Sudáfrica.

Fue en 1999 cuando llegaron a Dosbarrios – Toledo -, pueblo nativo de Gonzalo y viendo que los terrenos tenían gran potencial decidieron crear su propio proyecto: Bodegas Ercavio, con la única intención de utilizar en la elaboración de sus vinos de calidad variedades autóctonas. Renovaron una antiquísima bodega en la localidad toledana datada en el año 1851 y en el año 2007 se inauguró la nueva bodega en Cabañas de Yepes, también en Toledo, donde actualmente elaboran, crían y embotellan todos los vinos.

En este momento estos tres amigos continúan con su labor de asesorar a otras bodegas, pero nunca dejando de lado la gran dedicación y mimo al proyecto de “Más que vinos – Ercavio“.

Y… ¿qué me dices de la zona productora?

En esta ocasión nos enfrentamos a un nuevo concepto: Vinos de la Tierra de Castilla. Apodada “la bodega de Europa” esta Indicación Geográfica Protegida, significado de las siglas I.G.P. se extiende por las cinco provincias de Castilla – La Mancha, cada una de ellas con diferentes climas, diferente orografía y distintas variedades de uva. La arraigada tradición, junto con la creciente modernización que adapta la cultura vinícola de la zona a los tiempos de hoy, ha creado más de seiscientas marcas comercializadas bajo Vinos de la Tierra de Castilla, con unas características enológicas excepcionales en cada vino.

Área de Vinos de la Tierra de Castilla - I.G.P. Fuente: www.jccm.es
Área de Vinos de la Tierra de Castilla – I.G.P. Fuente: www.jccm.es
En qué se diferencia una D.O. – Denominación de Origen – de V.T. – Vinos de la Tierra -.

Cuando hablamos de una Denominación de Origen nos referimos a la designación que le concede España a los vinos de calidad, todos controlados por un organismo denominado Consejo Regulador que tiene la potestad de otorgar esta calificación buscada y deseada por muchas bodegas. En la etiqueta que portan el codiciado sello de la denominación de origen debe contener una información completa, a saber: variedades de uva, tipo de elaboración, características organolépticas, volumen alcohólica, capacidad de la botella, procedencia, embotellado, información alimentaria que pueda ocasionar alergias, etc.

Por otro lado, cuando nos referimos a Vinos de la Tierra – también denominados comarcales – nos referimos a vinos situados en el peldaño anterior de las calificaciones de vino en España. Una bodega puede encontrarse bajo el amparo de esta denominación por varios motivos: que se traten de vinos de calidades intermedias, que la bodega esté aislada y no pueda acogerse bajo ninguna denominación de origen, o porque sea un vino de calidad pero que no sigue el reglamento de una denominación de origen concreta. Sea como sea, el enólogo tiene más capacidad de innovación bajo la certificación de Vinos de la Tierra al no estar legislado por tantas limitaciones. En sus etiquetas se puede leer todo tipo de información sobre los vinos, eso sí… nunca pueden contener el sello de una D.O.

Y si, ¿hablamos un poco de vinos?
La meseta 2010 de Bodegas Más que Vinos - Elcarvio Fuente: Bodegas Más que Vinos - Elcarvio
La meseta 2010 de Bodegas Más que Vinos – Elcarvio. Fuente: Bodegas Más que Vinos – Elcarvio

Hoy hablamos de un único vino, se trata de La Meseta de Bodegas Más que Vinos – Elcarvio. Como ya he dicho antes lo conocí durante la II Experiencia Verema en Madrid y fue ¡un auténtico flechazo! porque en cuanto vi su sencilla etiqueta pensé ¡tengo que catarlo!

Como viene siendo ya costumbre hablaremos primero de los aspectos más técnicos. Se trata un ensamblaje de Tempranillo y Syrah a partes iguales, procedentes de viñas de entre 20 a 25 en vaso de secano y 20 años en espaldera respectivamente. Cultivadas en terrenos calcáreo – arcillosos a 750 metros de altitud, en Mesa de Ocaña.

La vinificación de La Meseta se iniciará con una vendimia manual y una fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada, ¡es aquí donde se encuentra la segunda novedad de hoy! porque la fermetación maloláctica tiene lugar de forma espontánea en tinas de cemento (explicado en el apartado de elaboración y crianza). Después es criado durante ocho meses en barricas de roble francés allier.

Con esto damos paso a lo que importa realmente, cómo sentimos el vino y cómo se nos transmite. En la fase visual encontramos un intenso color granate con irisaciones purpúreas muy vivo y vistoso, de capa alta.

En cuanto a la fase olfativa descubrimos un vino intenso cuyo aroma predominante es de frutas rojas y negras como ciruelas, cassis, cerezas y moras con leves notas de especias – pimienta negra -, balsámicos – regaliz –  y violeta.

En la última fase, gustativa, La Meseta entra en boca “pisando fuerte” resaltando su carácter frutal en forma de compota. Durante todo su recorrido se deja notar de forma compleja con unos taninos notables pero bien integrados, dejando de nuevo latente su carácter frutal en el retrogusto.

Espero que os haya gustado y ¡os animo a probarlo! Pero antes de terminar os diré algo importante a todos aquellos que seáis neófitos y os encontréis perdidos: El vino no solo se compone de frutos rojos, frutos negros, fruta blanca de hueso, taninos, amarillos pajizos o dorados e irisaciones asalmonadas, no solo es aroma de vainilla o coco dependiendo de la barrica usada. El vino es vida, es una historia, es un momento y una sensación… puede ser que un vino de calidad media te parezca el mejor del mundo simplemente por compartirlo en buena compañía… y eso, a nivel personal, no lo puede discutir nadie.

(Visited 688 times, 1 visits today)
Más que vinos: un nombre, una identidad y ¿una realidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *