Hoy viajamos hasta el Penedés catalán para encontrarnos con la creación de Josep Raventós Fatjó y conocer Bodegas Raventós i Blanc. Hablaremos de ellas como una de las bodegas elaboradoras de espumoso que considero más especiales debido a su revolucionaria filosofía que podríamos titular “Conca del Riu Anoia“, pero mejor… comencemos por el principio porque tienen mucho que contar.

Compromiso con la Conca del Riu Anoia. Fuente: Bodegas Raventós i Blanc
Compromiso con la Conca del Riu Anoia. Fuente: Bodegas Raventós i Blanc
Comencemos por el comienzo

Podríamos decir que Raventós i Blanc cambió la historia en el pequeño gran mundo vinícola en España, es una temeridad decir esto… pero, la verdad, es que fue su fundador Josep Raventós Fatjó quien creó el primer espumoso elaborado por el método tradicional con variedades autóctonas en este país. Un dato trascendental, sin duda, si no nos detenemos en que Manuel Raventós Domènech (coofundador) hace el primer ensamblaje con las variedades propias en la elaboración del cava Macabeu (Macabeo), Xarel·lo y Parellada.

Sin embargo, su entusiasmo e inconformidad no se quedó en 1497, año de creación de la bodega, ni en 1987 tras la elaboración del primer espumoso propiamente penedesco, ni tan siquiera en 1888 tras la realización del primer ensamblaje entre las variedades españolas propias del cava. Su proyecto actual se basa en que los vinos de Raventós i Blanc tengan un nombre propio: Conca del Riu Anoia – como indica la propia bodega -. Y, sinceramente, oportunidad tienen ya que poseen el microclima de Penedés Oriental, terruño de más de 16 millones de años, variedades autóctonas, y en cuanto al factor humano, una viticultura exigente, precisa y respetuosa.

En resumen:
  • Origen: Cuenca del Riu Anoia.
  • 100% vinificación y elaboración propia.
  • Mínimo 50% viñas propias.
  • 100% Viticultura ecológica.
  • Crianza mínima 18 meses sobre lías.
  • Vinos espumosos siempre de añada.
Bye Bye Denominación de Origen Cava

Para mí este es el rasgo más distintivo de Raventós i Blanc, trata de historia reciente, porque por decisión propia pensó que estar fuera de la DO. Cava era lo mejor para que la elaboración de sus vinos tuvieran una identidad única. ¿Una decisión controvertida? Quizás, pero también muy valiente y revolucionaria bajo mi punto de vista.

Os preguntaréis el por qué de esta drástica medida de separación. Esta bodega llegó a la conclusión de que tras 150 años de existencia, Cava lejos de mantener y promover su identidad propia se había convertido en una denominación que perseguía mayormente cubrir la demanda de su creciente mercado. Con esto no quiero decir que ningún cava tenga calidad, pues los hay muy buenos y extremadamente cuidados. Sin embargo, la meta de Raventós i Blanc era otra y pensó en un proyecto que mantuviera la proximidad entre el entorno y el hombre recuperando la idea de la payesía catalana con identidad propia. Así que en 2012 Raventós i Blanc y DO. Cava tomaron caminos diferentes.

Y entonces, ¿qué nos podemos encontrar en una botella de Raventós i Blanc?

 Espumosos Raventós i Blanc (de izquierda a derecha) L'hereu 1497 y de Nit. Fuente: Bodegas Raventós i Blanc
Espumosos Raventós i Blanc (de izquierda a derecha) L’hereu 1497 y de Nit. Fuente: Bodegas Raventós i Blanc

Antes de pasar a la fase que de verdad nos gusta, la cata, interesémonos por los aspectos algo más técnicos. Antes he dicho que Raventós i Blanc practica la viticultura ecológica, y su forma de seguirla es dejando crecimientos vegetales espontáneos entre líneas de cepas dando, como ya hemos comentado en otros post, biodiversidad, oxigenación, fertilidad y vida al terruño. También abona el suelo con estiércol compostado para evitar el uso de abonos químicos, del mismo modo que los antifúngicos artificiales, utilizando sales de azufre y cobre solo si es necesario.

La vinificación también es intensamente cuidada ya que para mantener la uva en un estado óptimo para el prensado, tiene una entrada rápida en bodega y por gravedad. En cada fase del proceso, procuran que exista una atmósfera controlada de nieve carbónica lo que estabiliza tanto temperatura como oxidación. El prensado es lento y con baja presión. Tras la fermentación alcohólica controlada en acero inoxidable y ensamblaje, se realiza la fermentación carbónica en botella y se cría durante 15 meses en botella en posición de rima.

Añada tras añada podremos consultar en cualquier momento la fecha de degüelle de cada botella, un dato importante, ya que el periodo de tiempo óptimo de consumo para cualquier espumoso es de un año tras esta fecha.

En esta ocasión dejaremos el que es más especial para mí como el último de los vinos de los que describiremos hoy. Entonces, comencemos por L´hereuRaventós i Blanc lo define como: “Nuestro Premier, primera muestra y compromiso de cómo nos gusta trabajar.  Complejidad en variedades y en suelos, con el Macabeu como base estructural”, y dejadme decir que como definición de este espumoso, es tremendamente acertada. Tiene un ensamblaje de 45% Macabeu (Macabeu), 35% Xarel·lo y 20% Parellada.

¿Qué encuentran nuestros sentidos? En copa a nivel visual hallamos un vinos espumoso amarillo pálido con reflejos dorados con burbuja fina y abundante de ascensión recta, rápida y uniforme. El nariz encontramos una explosión de fruta blanca de hueso (melocotón blanco, albaricoque, chirimoya) y cítricos (sobre todo limón) con unas leves notas tropicales, hierba fresca y tostados.

En boca tiene agradable paso, con acidez y carbónico integrados. De nuevo se percibe su fruta aunque deja un leve sabor amargo al final que le aporta mucha elegancia. Un excelente vino para acompañarlo con pescado o marisco, o simplemente en buena compañía.

Terminemos con Raventós i Blanc de Nit, mi preferido en el post de hoy sin duda. Según lo define la bodega nos encontramos que “la variedad Monastell aporta complejidad y elegancia manteniendo siempre el frescor y concentración que caracterizan a nuestros espumosos”. Contiene un ensamblaje de 45% Macabeu, 33% Xarel·lo, 19% Parellada y 5% Monastrell.

Y, ¿qué nos encontramos en copa? Un color ligeramente rosado debido a la leve intromisión de la Monastrell entre las variedades blancas  con burbuja fina y abundante de ascensión recta, rápida y uniforme. Elegante y complejo, de nuevo nos volvemos a encontrar con una gran explosión de fruta blanca de hueso, cítrico sobre un fondo de hierba fresca y lías, flores secas. Un marcado carácter frutal en boca, de entrada fresca, acidez y carbónico integrados y una elegante nota amarga al final. ¡Sencillamente impecable!

Quiero despedirme de vosotros por hoy dando las gracias a todos mis lectores pues en esta semana se cumplen seis meses desde la apertura de Devinos con Alicia ¡Gracias a todos por leerme, seguirme y compartir mi pasión por el vino! Espero continuar con vosotros hasta el primer aniversario ¡como mínimo! y que a partir de ahí llegue el segundo, el tercero, etc… Espero que os haya gustado nuestro paseo por esta bodega y nos vemos el miércoles con más sorpresas y vinos especiales.

Print Friendly, PDF & Email
(Visited 902 times, 1 visits today)
Good bye Cava!!!
Etiquetado en:                                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.