Hoy nos trasladamos hasta Sant Sadurní d’Anoia en el Penedés catalán, para hablar de una bodega acogida por la denominación de origen que recibe el mismo nombre. Los conocí en el Salón de los grandes vinos blancos de España y, tengo que deciros, que me alucinó el proyecto que han montado. He buscado innumerables formas de describir lo que hace Celler Credo, sin embargo, creo que los que mejor se pueden definir son ellos.

Xarel·listas, dicho de aquellos que interpretan y profundizan en las propiedades y virtudes de la variedad Xarel·lo. Es posible que los integrantes del Celler Credo, con Joan Rubió al frente, suframos de xarel·lismo. Sí, lo credo.

– Equipo de Celler Credo

Exposición de los vinos de Celler Credo en el 2º Salón de Los grandes vinos blancos de España. Fuente: Devinos con Alicia
Exposición de los vinos de Celler Credo en el 2º Salón de Los grandes vinos blancos de España. Fuente: Devinos con Alicia

Muchas bodegas hacen una selección de las que consideran las mejores variedades para cultivar en su ubicación, bien para sustraer los mejores vinos posibles bien para experimentar. El proyecto que lleva a cabo Celler Credo es algo diferente: interpreta el comportamiento de la Xarel·lo, variedad típica en el Penedés, bajo la intervención de diferentes tipos de vinificación. Pero como todas las grandes labores, se tienen que conocer desde el principio para entenderlas así que intentaré transmitirosla de una forma igualmente clara a cómo el equipo de la bodega me la transmitió a mí.

Comenzamos por el origen: El viñedo  
Finca de Pedra Alta, viñedos de Celler Credo. Fuente: Celler Credo
Finca de Pedra Alta, viñedos de Celler Credo. Fuente: Celler Credo

Pedra Alta, viñedo de donde sale la materia prima de la que luego elaborará sus vinos esta bodega. Ocho hectáreas situadas en el Alto Penedés en un ánimo de construir su identidad a través de su propia historia.  Hasta aquí todo normal, pero si nos adentramos ligeramente en la filosofía que siguen de nuevo nos topamos con la, para nosotros tan conocida, agricultura ecológica y biodinámica. Sin embargo, aunque esta práctica es – afortunadamente – cada vez común nos encontramos con una razón totalmente diferente a otras bodegas, ya que Celler Credo la cultiva de forma ecológica sus vides como camino para que la tierra, el clima y las personas se alineen para mostrarnos tal y como son. Sin interferencias, tal y como dicen ellos mismos.

Los viñedos se trabajan evitando eliminar la población vegetal que crece entre las cepas, con la función de esponjar la tierra y regular la cantidad de agua que contiene en su interior. En la agricultura ecológica esto es fundamental, ya que como vimos en otro de los post es imprescindible para el fomento de la biodiversidad y el equilibrio del ecosistema. Sin embargo, algo que me parece muy curioso es el uso como fungicidas de plantas medicinales (fitoterapia), además de contribuir con ellas a reforzar las cepas de forma natural.

6 vinos: 6 identidades
Vinos de Celler Credo (De izquierda a derecha) Miranius, Aloers, Can Credo, Estrany y Cap Ficat . Fuente: Celler Credo
Vinos de Celler Credo (De izquierda a derecha) Miranius, Aloers, Can Credo, Estrany y Cap Ficat . Fuente: Celler Credo

Hoy la tarea es ardua, pues son seis los vinos de los que vamos a hablar, por eso y para que no sea demasiado extenso el post daré solo leves nociones de nada uno. Pero antes de nada tengo que comentaros algo que me ha parecido muy curioso y, es que, en un ánimo de cuidar el entorno y el medioambiente Celler Credo, con esta filosofía ecológica utiliza Eco Bottle, una botella que utiliza menor cantidad de vidrio y, por tanto, es más sostenible. Además de utilizar un tapón de corcho natural, un material sostenible y reciclable.

Como todos los vinos elaborados en esta bodega procederán de la variedad xarel·lo (que podéis encontrar en Variedades de uva), percibiremos en cada uno de ellos cualidades organolépticas similares entre ellos, dado que los aromas varietales serán muy parecidos. Con estas anotaciones, al fin llegamos a la parte más importante del post de hoy: los vinos.

Antes de nada anotar que de las que hablamos son de las vendimias de 2011 a 2013. Comencemos con Miranius 2012 (situado en el lado izquierdo de la fotografía). Elaborado con un ensamblaje de 84% Xarel·lo y 16% Macabeo con unas leves notas de Chardonnay, se trata de un vino salvaje y desenfadado. Predominan los aromas de manzana, limón y pomelo – típicos de la variedad – aromático, frutal y fresco. Con acidez muy marcada, consistente y equilibrado en boca.

En segundo lugar nos encontramos con Aloers 2012. Es la expresión máxima del Xarel·lo en Celler Credo dado que en su vinificación va incluida una maceración con el raspón durante unas horas y crianza sobre lías durante dos meses, lo que implica la total extracción de las características monovarietales. Esto le aporta a esos aromas frutales mucha vivacidad y larga vida en botella.

Continuamos por Can Credo 2011 – entre nosotros, mi preferido – purista y con una marcadísima personalidad. ¿Por qué tanto carácter? Es debido a que tiene lugar una maceración pelicular que finaliza en una fermentación en barrica de roble durante 30 días. De esta forma encontramos, además de todas las frutas blancas y cítricos, notas de almendruco proporcionadas por la madera. Con paso en boca difícil de olvidar.

Llegamos al penúltimo con Estrany 2012. En este caso se recupera la tradición en una botella por la maceración pelicular que tiene lugar antes de la fermentación. Un vino profundo, donde se percibe el terroir y la variedad de uva de la que viene. Por último, llegamos a Cap Ficat 2013. Se trata del vino natural de Celler Credo, sin sulfitos añadidos tan solo contiene los que se generan de forma manual a través de las levaduras de la fermentación. Además otra de sus particularidades es que las uvas con las que se elabora proceden de cepas de más de 70 años. Encontraremos la xarel·lo con su aroma y sabor más tradicional y natural… algo que merece la pena probar.

Con esto terminamos el recorrido por Celler Credo. Mediante este post he querido mostraros uno de los proyectos que me han parecido más fascinantes en el corto recorrido de Devinos con Alicia, demostraros una nueva forma más de entender el vino interpretando una única variedad de uva y “jugando” a qué se puede hacer con ella para extraer su máximo potencial.

(Visited 884 times, 1 visits today)
Cinco formas de interpretar la Xarel·lo en una única bodega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *