En el post de hoy continuaremos con nuestra andadura por Viñas del Vero, bodega localizada en Barbastro y perteneciente a la denominación de origen Somontano. Recordemos, tal y como comentábamos el domingo pasado, que bajo el amparo del grupo González Byass han sido unos de los principales precursores del vino monovarietal en España. Y, del mismo modo tienen la calidad y la viticultura ecológica, además de la innovación, como símbolo distintivo.

Plano situacional de los viñedos. Fuente: Viñas del Vero
Plano situacional de los viñedos. Fuente: Viñas del Vero

Para hoy os tengo preparados tres vinos que me han entusiasmado cada uno a su manera: el rosado Viñas del Vero Colección Pinot Noir y dos tintos Viñas del Vero Colección Syrah y Reserva Gran Vos. Pero antes de llegar a ellos, en esta ocasión haremos una introducción a la denominación de origen de la que proviene.

Somontano: La denominación de origen al pie de la montaña

Como el Piamonte italiano, Somontano significa “bajo monte” o “al pie de monte”. Se trata de una zona vitivinícola resguardada por los Pirineos aragonenes que destaca por el exuberante verde de su mucha vegetación y sus innumerables afluentes que alimentan al río Ebro. Es una denominación de origen difícil debido a su climatología, no obstante, los lugareños ya están acostumbrados a lidiar con el principal protagonista invernal: el hielo. Sin embargo, cuando hablo de Somontano (pese a estar a los pies de los Pirineos) no solo me refiero a las bajas temperaturas que pueden tener desde Octubre hasta Abril, sino al calor extremo y la sequía que se puede generar en la época estival. Por lo que lo más difícil de manejar serán las grandes oscilaciones y el contraste térmico.

Paisaje de DO. Somontano. Fuente: Wine Tuning
Paisaje de DO. Somontano. Fuente: Wine Tuning

En cuanto a los tipos de suelos que podemos encontrar en Somontano, predominan los pardos calizos sobre materia blanda que permite la penetración de las raíces de los viñedos. Son suelos con muy poca fertilidad, adecuado nivel de caliza, buena permeabilidad y buenas condiciones sanitarias que permiten el cultivo de calidad de cada una de las variedades implantadas.

Son muchas las variedades permitidas por el Consejo Regulador ya que, como decíamos la semana pasada, Viñas del Vero ha sido y es uno de los promotores de la zona en implantar nuevas variedades como la Gewürztraminer. Por lo que podremos encontrar en uvas blancas Macabeo, Garnacha Blanca, Alcañón, Chardonnay, Riesling, Sauvignon Blanc y, la ya mencionada, Gewürztraminer (mi debilidad personal en cuestión de vinos blancos). Si nos referimos a las variedades tintas, de las que en parte hablaremos en los vinos de hoy, el Consejo Regulador permite los viñedos de Moristel, Tempranillo, Garnacha Tinta, Parraleta, Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir y Syrah.

Y una vez comentados los aspectos más generales de Somontano pasaremos a hablar de los que realmente son los verdaderos protagonistas de hoy en Devinos con Alicia.

Hablemos de lo que realmente importa: Los vinos de Viñas del Vero

Como he dicho antes en el post de hoy hablaremos de Viñas del Vero Colección Pinot NoirViñas del Vero Colección Syrah y Reserva Gran Vos. Los primeros en entrar en escena serán los vinos que forman parte de Viñas del Vero Colección y para finalizar hablaremos de la joya de la corona en cuestión de tintos.

Viñas del Vero Colección (De izquierda a derecha) Pinot Noir y Syrah. Fuente Devinos con Alicia
Viñas del Vero Colección (De izquierda a derecha) Pinot Noir y Syrah. Fuente Devinos con Alicia

Comencemos pues por el Pinot Noir Colección (vemos su packalling a la izquierda de la imagen superior). Se trata de un vino de reciente creación ya que fue presentado en la añada 2013, y de forma muy acertada bajo mi punto de vista ya que se trata de un vino completamente de transición entre los blancos de su linea y los tintos ¡Rosado de Pinot Noir en estado puro! La elaboración de los vinos que se leen hoy en Devinos con Alicia, se lleva a cabo con el mismo cuidado y mimo que leíamos en los vinos del domingo pasado, por lo que nos saltaremos esta descripción y pasaremos directamente a la cata (cosa que alegrará a los más curiosos interesados por él).

Personalmente lo describiría como un vino sencillamente sorprendente, sencillo por su frescura y sutileza, y sorprendente porque a menudo nos encontramos en el mercado rosados que más parecen tintos aguados que un verdadero vino rosado. Este Pinot Noir representa el punto exacto a medio camino entre un vino blanco y un vino tinto, con la frescura del primero y los frutos y flores rojas del segundo.

En la copa vemos un vino rosa con importantes reflejos asalmonados debido a la propensión de oxidación de la variedad con la que se elabora, muy limpio y brillante… en mi copa de distinguía algo de carbónico que considero irrelevante. En nariz podemos comprobar su sutil aroma a frutas rojas (fresas, frambuesas, …) con un punto floral de pétalos de rosa marchita. En cuanto al paladar, tiene una entrada suave, fresca y de pura fruta ¡una verdadera golosina! muy equilibrado, con ligeros toques minerales, ácidos y, una leve y elegante sensación amarga al final. Es el vino ideal para abrir boca, hacer una transición a tintos para los seguidores de blancos, o para disfrutarlo en muy buena compañía.

Sigamos nuestro camino por Viñas del Vero con el Syrah de la serie colección (lo podemos ver en el lado derecho de la imagen superior). Tengo que decir que dentro de las variedades tintas, de la que vamos a hablar ¡es una de mis debilidades! Algo importante que quiero añadir es que el vino que he catado pertenece a la añada 2011, y personalmente creo que está en su momento cumbre.

Viñas del Vero Gran Vos 2005. Fuente: Bodegas Viñas del Vero
Viñas del Vero Gran Vos 2005. Fuente: Bodegas Viñas del Vero

 

Pues bien, entremos en los detalles que ¡seguro que algunos estáis impacientes! Los aspectos más técnicos los vamos a dejar a un lado ya que siguen el mismo patrón tanto del vino anterior como de los de la semana pasada. Solo dos pequeñas puntualizaciones: la uva ha tenido maceración en frío para obtener su máximo potencial aromático y ha sido criado durante 10 meses en barrica de roble francés allier.

En la fase visual vemos un vino púrpura con reflejos cerezas, muy vistoso. De capa alta y con un descenso de lágrima a velocidad media. Es en la fase olfativa donde destaca por su nitidez, aunque su intensidad sea media: percibimos claramente los aromas de frutas negras y flor propios de la syrah como el cassis, zarzamora, con unas notas de regaliz y violetas. Sin embargo, también sobresalen intensos aromas de la crianza a vaina de vainilla. En la última fase (gustativa) se descubre de nuevo la fruta negra, es goloso, intenso y con un equilibrio entre mineral y ácido, dejando una leve nota amarga al final acompañados de elegantes taninos. ¡Su relación calidad – precio es excelente!

Entramos a hablar del último y tercer vino de hoy. Se trata del Viñas del Vero Reserva Gran Vos, ¡la joya de la corona de este post! (podemos ver la botella en la parte izquierda de este texto).

En la cata se ha consumido el de la añada 2007, es un dato importante porque la elaboración de este vino es diferente cada año, ya que utilizan una selección de las mejores uvas de cada vendimia, ¡es la versión tinta de Clarión, visto el domingo pasado! Otro dato importante es su crianza de 18 meses en barrica de roble francés alier.

Así llegamos a la última degustación de hoy. ¡Comencemos por la fase visual! Nos encontramos con un vino de un color increíble: granate con intensas irisaciones rubís, muy llamativo y a su vez lleno de elegancia. Con una capa alta y de velocidad de lágrima media. Sin embargo, donde realmente podemos encontrar los rasgos que más diferencian a este vino es la nariz. Al oler la copa hayamos como aromas predominantes especias – pimienta – y frutos rojos y negros, como el cassis, zarzamora, mora en compota; con unas leves notas herbales y florales como la violeta o la rosa. Obviamente, al tener crianza, la barrica también habrá dejado su huella con aromas a vainilla y frutos secos.

En la última fase de esta cata, al poner el vino en boca percibimos su intensidad, la fruta compotada y los frutos secos. Con un perfecto equilibrio entre los sabores mineral y ácido, dejando una sutil nota amarga al final. Remata el gusto con unos taninos integrados y posgusto largo especiado. ¡Un vino realmente especial y complejo!

Con esto terminamos por hoy, recordad que a partir del 1 de octubre comenzamos con nuestro patrón de dos post por semana. Os espero el miércoles que viene con la tercera parte de Viñas del Vero y su perfume de Gewürztraminer.

(Visited 902 times, 1 visits today)
Viñas del Vero: un clásico de Somontano (2º parte)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *