Hoy en Devinos con Alicia nos trasladamos hasta el Penedès catalán de la mano de las Bodegas Torres, una de las grandes bodegas de este país. Todos somos conscientes que este apellido ha ido siempre unido a la cultura vitivinícola, concretamente desde 1870 que se fundaran. Sin embargo, han sido un ejemplo de adaptabilidad a los nuevos tiempos siempre aunando innovación con el respeto a la tradición.

La exportación ha sido una prioridad desde el principio para la familia Torres, hasta el punto que en la actualidad (liderada por la cuarta generación familiar), se encuentra presente en las estanterías de más de 150 países. Solo en España están presentes en las Denominaciones de Origen Rías Baixas, Ribera del Duero, Rueda, Rioja, Priorat, Penedès, Costers del SegreConca de BarberàCatalunya, de la que hablaremos hoy con su gama de vinos ecológicos Habitat. No obstante, también hay que hacer una pequeña referencia a su presencia internacional ya que Torres posee bodega y viñedos en Chile y Estados Unidos (California).

Fuente: Bodegas Torres
Fuente: Bodegas Torres
A qué nos referimos con vinos ecológicos

Con lo múltiples estudios existentes sobre el vino ya nadie duda de sus múltiples efectos beneficiosos para la salud debido a los antioxidantes, aunque su cantidad dependerá de la variedad de uva, el terreno, la climatología y las prácticas de cultivo y vinificación. Debido a estas dos últimas variables cada vez se produce y consume más en Europa lo que se denomina vino ecológico.

Para que un vino sea considerado como ecológico se tienen que producir una serie de requisitos para entrar dentro de esta calificación dentro de la denominación genérica “Agricultura Ecológica“. Para que se de esta circunstancia los campos se han de abonar con compuestos y abonos orgánicos naturales, sobre todo procedente de vegetales (hollejos, sarmientos de la poda, hojas, etc.), sin embargo, también se permite compuestos de origen animal como estiércol o compost.

Otro de los requisitos que son imprescindibles es que la vinificación se haga sin antisépticos o sulfitos, y que la conservación y embotellado del vino se realice sin ningún tipo de tratamiento, ya que según esta cultura podría tener efectos adversos para la salud humana.

Un vino con esta calificación debe estar amparado bajo la etiqueta de la Denominación Genérica “Agricultura Ecológica” como se puede ver en la foto.

Cuando hablamos de Habitat, ¿de qué hablamos?

Habitat es el “proyecto verde” de Torres. Se trata del compromiso medioambiental que adquirieron estas bodegas cuando en 2013 presentaron unos vinos elaborados en completa armonía con todo su entorno, en el que estaban incluidas la flora y la fauna. Sin embargo, este proyecto ecologista se inició hace 25 años, cuando se decidió cultivar un viñedo exento de herbicidas e insecticidas químicos siguiendo las reglas de la agricultura ecológica.

Cuando hablamos de Habitat nos referimos a una gama formada por dos vinos. El primero en aparecer fue con el vino blanco elaborado con garnacha blanca y xarel·lo un ensamblaje muy fresco y veraniego del que hablaremos después, y el segundo elaborado con garnacha tinta y syrah (de la que se puede decir que es la variedad de moda) que destaca por su fruta con un fondo tostado.

Según Torres Habitat son vinos elaborados hoy, pensando en el mañana. Con esta gama las bodegas quieren dar a entender que el vino es un ser vivo que convive con el resto de su entorno, que envejece influenciado por el ambiente que le rodea… personalmente, creo que es una filosofía increíble para un futuro cercano.

Qué nos encontramos en Habitat
Fuente: Bodegas Torres
Fuente: Bodegas Torres
Fuente: Bodegas Torres
Fuente: Bodegas Torres

Como en todos mis post vamos a pasar a definir los vinos de la gama para que aquellos curiosos a los que os interese probar un vino ecológico tengáis referencias como la que nos ocupa hoy.

Comencemos por el blanco de Habitat. Como ya hemos comentado se trata de un vino elaborado por garnacha blanca y xarel·lo vendimiadas por separado en agosto y septiembre respectivamente.

Repasando los aspectos técnicos, nos encontramos con un vino que se elabora sin maceración y fermetado en depósitos de acero inoxidables con un estricto control de temperatura de 16ªC durante 12 días.

El resultado es un vino amarillo pálido con reflejos pajizos. Con un carácter en nariz intenso, limpio y muy fresco, personalmente me recuerda a verano. Con aromas frutales que recuerdan a la frutas blancas, manzana verde, limón y pomelo con leves notas herbales.

En boca destaca por su frescura, con sensaciones elegantes de cierta acidez como cabía esperar después de describir la nariz que desprende. Con un paso muy ligero que tras tragar deja aromas retronasales de los mismos cítricos y frutas blancas que nos acompañan desde el primer contacto con él.

Finalizamos el post de hoy con el tinto de Habitat. En este caso se elabora con un ensamblaje de syrah y garnacha tinta vendimiadas, como en el caso anterior, por separado pero ambas en septiembre.

En el tinto de la gama si que existe un tiempo de maceración de una semana aproximadamente, con una fermentación con temperatura controlada de 24 a 36 ºC durante siete días. Nos encontramos con un nuevo aspecto en esta parte de Habitat y es la fermentación maloláctica y crianza realizada en barrica, de 6 a 8 meses sobre sus lías. Y haciendo mención a las barricas, se utilizan un 20% de barrica nueva de roble francés y roble europeo.

Y, ¿qué nos encontramos? Dentro de una botella del tinto de Habitat con un vino de un precioso color cerezas intenso con ribetes muy vivos. Tiene una potencia aromática muy atractiva y alta a mermelada de frutos negros como la ciruela, el cassis y arándanos… con ciertos recuerdos melosos, a madera, vainilla y balsámicos, que quedan por detrás de la fruta que desprende.

En boca es intenso y sensual, con unos taninos integrados y maduros que no son violentos en ningún momento. Tiene un paso intenso (se deja notar) para terminar con los aromas retronasales balsámicos y una nota mineral procedente del terruño que recuerda a la mina de un lápiz.

Además de esto, tengo que decir que ambos vinos han ganado premios internacionales a pesar de su corta existencia. Añadir además que tienen una excelente calidad precio ya que ninguno de los dos superan los 10€.

Quiero finalizar proponiéndoos nuevos encuentro en torno a vinos ecológicos bajo el título “Vinos de hoy, pensando en el mañana”, ya que creo que es una apuesta firme y pensando en el futuro. No está de más que las nuevas generaciones nos interesemos por el respeto y el cuidado medioambiental, y para los amantes del vino, ¿por qué no va a caber en nuestra pasión esta “verde filosofía”?

Nos vemos el domingo que viene como nuevos e interesantes vinos.

 

(Visited 1.121 times, 1 visits today)
Vinos de hoy, pensando en el mañana (1º Parte)
Etiquetado en:                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *