Hoy proseguimos con nuestra andadura a través de Bodegas Chozas Carrascal. Como decíamos el miércoles, esta bodega requenense ha apostado por la innovación dentro de las tres calificaciones en las que está presente. Recordamos que además de formar parte de las denominaciones de Utiel – Requena y de Cava, también tiene su propio Pago que hoy será nuestro protagonista.

Para la segunda parte del artículo he querido reservar los dos vinos que me parecieron más especiales, se trata de Chozas Carrascal “Las ocho” y El cabernet Familiar de Chozas Carrascal, tengo que decir que me entusiasmaron los dos pero del primero me enamoré platónicamente.

Fuente: Verema
Fuente: Verema
Qué es un Pago

Para los neófitos que no entiendan el concepto de Vino de Pago tengo que decir, en términos llanos, que se trata de un vino “con su propia denominación de origen”. Sabemos que la mayoría de los vinos que conocemos están sujetos a calificaciones (de menor a mayor importancia) como vinos de mesa, vinos de la tierra, vinos con denominación de origen, vinos con denominación de origen calificada y, por último, vinos de pago. Entendemos pues que los dos vinos de los que hablaremos hoy están en la parte más alta de la pirámide en cuestión de calidad.3

Un pago tiene la calificación equivalente a los Château de Francia. Definéndolo de forma breve nos encontramos con una bodega cuyo terruño contiene unas características distintivas y, por tanto, se crea una denominación de origen para ella sola. Para conseguir esto se tienen que dar unas uvas procedentes de una zona geográfica muy delimitada, con una climatología y terruño muy específicos diferentes a los que se dan en zonas colindantes.

Del mismo modo las uvas procedentes del pago hacen que se produzcan vinos diferentes. Para que se otorguen a estos vinos esta calificación deben demostrar al menos diez años de calidad y diferenciación respecto al resto de vinos producidos en la zona que le rodea, y siempre se exigirán la implantación de normas de calidad rigurosas y prácticas enológicas que distingan y garanticen que ese vino es único.

Un dato importante

Debemos tener cuidado que el hecho de que un vino se denomine “Pago de…” en su etiqueta no quiere decir que corresponda a un vino de pago, simplemente es el nombre que se le ha impuesto al vino.

Qué variedades de uvas encontramos

Así como el miércoles hablamos de vinos únicamente elaborados con variedades blancas, hoy nos centraremos en hablar de variedades tintas. En Chozas Carrascal “Las ocho” El cabernet Familiar de Chozas Carrascal, y aunque el último es monovarietal de cabernet franc, “Las ocho” se elabora con ocho variedades de uvas diferentes, de ahí su nombre. Veamos cuales son bobal, tempranillo, garnacha tinta, monastrell, cabernet sauvignon, cabernet franc, syrah y merlot  (Haz click en cada una de ellas para conocerlas).

La Bodega Chozas Carrascal tienen especial cuidado con la vendimia de todas ellas. Cada variedad se recoge por separado, por la noche o a primera hora de la mañana para un mejor control de la temperatura y tener controlada el proceso de fermentación, ya que si las uvas se rompen y hace demasiado calor pueden comenzar a fermentar por sí solas.

Fuente: Requena. Revista Local
Fuente: Requena. Revista Local
Conozcamos los vinos de Pago Chozas Carrascal
Chozas Carrascal
Chozas Carrascal

Antes de nada tengo que añadir que los dos vinos de los que hablaremos hoy me parecen impecables, sin embargo, “Las ocho” de Chozas Carrascal me parece algo sublime… aunque esto siempre dependerá de los gustos personales.

En este caso nos encontramos con un ensamblaje de ocho variedades tintas distintas de uva, como ya hemos dicho antes: Bobal, Monastrell, Garnacha Tinta, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Syrah y Merlot. Aun siendo un vino excelente no tiene una fórmula de elaboración fija y con añada los porcentajes de cada variedad variará, por lo que nos encontraremos diferentes vino cada año.

Primero entraremos de manera superficial en los aspectos más técnicos. Como ya hemos dicho antes cada variedad se vendimia y vinifica por separado. Tras una fementación controlada  a 25ºC, con maceración entre 2 o 3 semanas dependiendo de la variedad el 75% del vino se pasa a barrica de roble francés Allier durante 14 meses, mientras que el 25% restante se trasvasa a depósitos. Antes del embotellado el vino resultante se ensambla utilizando estados dos proporciones. “Las ocho” reposa 14 meses en bodega antes de salir al mercado.

El resultado de todo este cuidado proceso es un vino de intenso y limpio rojo rubí con capa alta. En cuanto al olfato los aromas frutales (cassis, frutos rojos y negros) y balsámicos (eucalipto y regaliz) destacan como predominantes, sobresaliendo entre sutiles olores de pimienta, cacao, vainilla, café y tostados. En boca es equilibrado a través de todo su recorrido con taninos bien integrados, muy potente y con volumen que tras tragar deja recuerdos balsámicos, amaderados y tostados. Un perfecto ejemplo de la técnica de ensamblaje típica de la cultura vitivinícola mediterránea.

Fuente: Chozas Carrascal
Fuente: Chozas Carrascal

El final, por ahora, de nuestra andadura a través de Bodegas Chozas Carrascal es El cabernet familiar de Chozas Carrascal. Se trata de un vino muy especial aunque como ya he dicho personalmente me decanto hacia el anterior.

Este vino se elabora con las uvas procedentes de las cepas menos productivas del Pago y con vendimia manual de la variedad Cabernet Franc. En un cuidado proceso de elaboración se vinifica en un depósito de hormigón con una maceración de 2 a 3 semanas para dar paso a la extracción del vino tras la fermentación. El vino obtenido hará la fermentación maloláctica en barricas de roble francés con un batonage semanal durante los primeros meses al mismo tiempo que el Cabernet f. pasa por el proceso crianza en el mismo tipo de madera y durante un periodo de nueve meses.

¿Qué se obtiene? Un vino muy singular cuyo precioso color rojo violáceo fue lo que más captó mi atención. Es puros frutos negros como la zarzamora o el cassis con ligeros toques de hierba, madera y fondo mineral.

En boca es envolvente, con los taninos perfectamente integrados, elegante y sutil. Vino muy equilibrado, que tras su paso hace alarde del terruño y la variedad del que procede, aunque no de forma demasiado persistente.

Con esto doy por terminada la ruta por Bodegas Chozas Carrascal, espero que os haya gustado conocer estos nuevos cuatro vinos (incluidos los del post Tras un pago y dos denominaciones, 1º parte). Yo por mi parte diré que me ha encantado conocer los vinos que se elaboran en esta bodega y espero que algún días los probéis… ya sabéis cuál es mi preferido, ahora os toca a vosotros decidir cual es el vuestro.

 

(Visited 600 times, 1 visits today)
Tras un pago y dos denominaciones de origen (2º parte)
Etiquetado en:                                            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *