Hoy hablamos de una bodega un tanto singular ya que dentro de sus muros alberga nada más y nada menos que tres calificaciones de vinos, ya que se encuentra dentro de la denominaciones de origen Cava y Utiel-Requena. Además de formar Pago Chozas Carrascal, que se corresponde con la más alta calificación en cuestión de elaboración y calidad. Me refiero a Bodegas Chozas Carrascal.

Sin embargo, como habréis podido observar y dada la complejidad y extensión del post que tenía reservado para hoy, he decidido dividirlo en dos partes. La primera, se corresponderá con los vinos blanco Las 2 Ces y el Cava Chozas Carrascal; y el domingo, lo destinaré a hablar de Chozas Carrascal en su versión de Pago con los vinos tintos de Las Ocho y El Cabernet f.

Fuente: La ruta del vino
Fuente: La ruta del vino
 Carrascal: De qué hablamos

Pioneros dentro de la Comunidad Valenciana, esta bodega ha sabido anticiparse a los cambios como el que puede ser la plantación de diferentes variedades de uva que posteriormente fueron añadidas por el consejo regulador de Utiel – Requena, hasta el punto que en la actualidad cuentan con 11 variedades de uva diferentes entre blancas y tintas. También fue una de las primeras bodegas en implantar el cultivo en espaldera en la zona para el mejor aprovechamiento del terreno.

Contrariamente a la inclinación del mercado a la compra de vinos monovarietales, en esta bodega se sigue la tradición del ensamblaje, es decir, la mezcla de vinos de distintas variedades para obtener uno único, como es el caso de Las Ocho en el que se unen ocho variedades de uvas distintas, pero del que hablaremos el domingo.

El último proyecto de Chozas Carrascal ha sido llegar a ser un vino de Pago. Como ellos mismos dicen “aman su tierra y eso se ve reflejado en unos vinos exclusivos, con carácter y personalidad propia”. Os preguntaréis: ¿qué es un vino de pago o un pago? Se entiende como ésto a un punto geográfico concreto que garantiza la procedencia de sus cultivos, con unas características del terreno y un micro-clima específicos, que lo identifica como único y exclusivo dentro de su entorno. Hablaremos de ello en el próximo post.

Variedades de uva utilizadas

Como hoy vamos a hablar de los vinos blancos que se elaboran dentro de la Bodega Chozas Carrascal nos centraremos en las variedades blancas, en concreto, Sauvignon Blanc, Chardonnay y Macabeo (también conocida en algunas zonas de España como Viura).

Comencemos por la Sauvignon Blanc, se trata de una uva originaria del Valle del Loira (Francia). Es una variedad muy aromática que se encuentra en varias denominaciones de origen y zonas de España como Rueda, Penedés, Utiel – Requena (de la que hoy nos ocupamos), etc. Los vinos elaborados con esta variedad de uva se presentan amarillos pálidos con reflejos levemente verdosos. Con aromas herbales y de flores blancas, también a frutas tropicales, cítricos (pomelo rosa) y, a veces, a pólvora, espárragos verdes o miel. Al paladar puede tener un ligero sabor picante.

Sigamos con la variedad Chardonnay, es una uva con origen en Borgoña (Francia). Forma parte de la elaboración del Champagne y del Cava español, aunque se presenta con características organolépticas muy diferentes dependiendo del terroir del que proceda – a climas más fríos es más ácida y menos aromática, sin embargo, el climas más cálidos adquiere aromas de frutas exóticas (plátano, mango e higo), con una acidez más baja y grado alcohólico más alto. Es una variedad con características óptimas para la guarda, y con la barrica adquiere aromas a madera y tostados.

Finalmente hablemos de la Macabeo, también conocida como Viura en otras zonas como Rueda o Rioja. Uva blanca de origen autóctono, español. Junto a la Parellada, Chardonnay y Xarel·lo es la base de la elaboración del Cava y también es muy utilizada en Rioja o Rueda. Son vinos pálidos, frescos y con frutosidad que recuerda a la manzana y a la pera.

Bodegas Chozas Carrascal
Bodegas Chozas Carrascal
Blanco y espumoso de Chozas Carrascal

En primer lugar os quiero hablar de Las 2 Ces, con denominación de origen Utiel – Requena. Es un ensamblaje de las variedades Macabeo y Sauvignon Blanc, por lo que podéis imaginar es un vino muy fresco y frutal. Aunque personalmente soy partidaria de los vinos más intensos y penetrantes, es un vino ideal para abrir boca y para acompañar platos ligeros como el pescado, el sushi o el marisco.

Comentando aspectos más técnicos, se elabora con una maceración pelicular de 24 horas, para separar el Mosto Flor de la prensa (primer mosto de la extracción) y fermentación a 18ºC.

Como es de suponer visualmente presenta un color amarillo pajizo con irisaciones ligeramente verdosas. En cuestión de aroma, tengo que reconocer que es un vino muy rico ya que se pueden encontrar manzana ácida, hierba, flores blancas y frutas tropicales como mango y piña con un claro predominio de la Sauvignon Blanc. Aunque también se percibe ligeros aromas a pólvora y pomelo.

En cuanto el gusto, nos encontramos con un vino elegante y delicado. Con una entrada suave y un paso ácido con un ligero toque salino, tiene un final con un sutil amargo con recuerdos de la manzana y el cítrico presente en todo su recorrido.

Como segundo y último invitado de hoy vamos a conocer el Cava de Chozas Carrascal. Un vino espumoso elaborado en la denominación de origen Cava y procedente de la Comunidad Valenciana.
Bodegas Chozas Carrascal
Bodegas Chozas Carrascal

Hay que decir que tanto en este vino como en el anterior se hace una vendimia temprana, ya que se recolectan las uvas a primerísima hora de la mañana. Tras una maceración pelicular, la separación del Mosto Flor, un leve desfangado, y la fermentación alcohólica que junto con la crianza se harán parcialmente en barricas de roble francés con dos batonages semanales, se hará el ensamblaje a mediados de diciembre y se prepararán las botellas para la fermentación carbónica. Tras 15 meses de rima obtendremos el buque insignia de Chozas Carracal dentro de esta denominación de origen.

Sinceramente, a mí me ha sorprendido tras su cata. Es un producto intenso y a la vez delicado con un bonito amarillo pajizo con irisaciones o reflejos dorados, y con una burbuja fina y de trayectoria recta.

En nariz se hacen latentes todos los aromas frutales que contiene, me ha parecido desde el primer momento un vino muy goloso respecto a su olor, haciendo que sobresalga la manzana, la pera, la piña y otras frutas tropicales como el plátano, con suaves toques florales y de postre horneado a causa de su parcial crianza en madera.

Lo que me gustaría destacar de las sensaciones que transmite en boca es el equilibrio entre la acidez y salinidad con un sutil predominio de ésta última que persiste hasta el retrogusto en conjunto con la manzana.

Con esto me despido por hoy, espero que os haya gustado y que os animéis a probar nuevos vinos procedentes de diferentes puntos de nuestra rica geografía vitivinícola. Os espero el domingo con la segunda parte de Bodegas Chozas Carrascal en la que veremos sus vinos tintos de Pago.

 

(Visited 697 times, 1 visits today)
Tras un pago y dos denominaciones de origen (1º parte)
Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *